domingo, 26 de diciembre de 2010

The teacher in class.



The teacher in class - Un poema para los hermanitos Carretero Doménech.

Escrito por: Lucía Angélica FOLINO el 04 Ene 2009 - URL Permanente





The teacher in class.


Pupils:
Esto Se Mueve.

Pay attention and repeat with me:
We are argentine.
-We are argentine.
Somos argentinos.
- o.k? o.k.

We are the Champions of the League.
-Champions, champions, champions!
-Todo bien. God save the Queen.
-Radio gaga…gaga gaga…
Lady Gaga, weaky links.
- Very well. Orson Welles.

Faulkland islands are argentine.
South Georgia, South Orkneys, South Shetland,
Sandwich Islands are argentine.

¡Argentina, Argentina!

Argentina is a land of milk and honey.

Land at peace.
White as a peace of sheet.

Don’t give a shit what they say.
¡Paraíso, paraíso!

We are the Champions.
We are the Word.
We are God.
Maradona is the hand of God.
He betrayed Criollitas and Traviatas de El Padrino,
with a goal.

-Gooooooooool. Goooooooooool.
-Gol de Argentina.

Barrilete,
cometa cósmico:
¿De qué planeta viniste?

-Gol, gol, gol.
-Shut up...

¿Tú por qué no te callas?
said the King.

Silence please.

-Goal, endeavor,
Goal, aim,
Goal, venture.
Goal exclaimed.
It's not the years, honey, it's the mileage.

Gol as God.

God is,
 argentine, obviously. 

Coppola and Scorsese are nothing but
grains of sand on the Animal Planet.

Not argentine.
Pioneers on the earth
of SONY submarines-

-We all go in a yellow submarine.
-Amarillo, lindo color.

-To Google earth, hell on earth.

ESMA -sub- marines.
Ex -change System Manager
for Windows Vista is the flag.

Hasta la Vista, baby,
It’s our card,
our stranger tag.

Endemol is our archangel.
Raider of the Lost Arch.
Pergolini isn´t an angel.
Caiga quien caiga.

Our Big Brother.
Bah.
Our Noah’s Arch. Monarch.
Caiga quien caiga.

Bah, bah... black sheep.
Have you any wool?
wool como lana o como guita?
Dije “guitar”. No guitarra.
Oveja negra de la family member

¿Tenés ghetto?
NOA is argentine.
Not only NOA.
North East,
North West,
the Pampas
are Argentine.

Argentine is/was/will be
a British colonization.

Smell the cologne, babe.
The penguins have settled on that part of the islands...
La familia pin
güina:
Faulkland are argentine.

Remember, member.
South Georgia, South Orkneys, South Shetland,
Sandwich Islands are argentine.

Recuerden, viriles miembros.

Happy birthday, Mr President.

“América para los Americanos”

Mr and Mrs Monroe, bless us.
God save the penguins.
La familia pingüina.
Not K/K penguins.

God save the aristocracy.
God save the nobility.
God shave the artists.
God save the Lord.
Not to save Shakira IQ.

God save King Kong´s rescue.
Not to save Stephan Hawking IQ.

God save not Stephan King,
ni a los anarquistas del Rey Esteban.

Don’t forget it.
Don’t forget it.
Don’t forget.

¡Argentina, Argentina!

Mi país.

sábado, 25 de diciembre de 2010

Te prometo - Promesas vanas.

A "Cachi" Conde


Te prometo volver a reinventarte  / para buscarte/

cuando el canto del gallo, como un héroe,

se trepe sobre faros y atalayas

y el caracol asome sus narices

en las altas montañas de humareda,

después de un espectáculo de lluvias.



El tiempo no conmuta la nostalgia.

Procuro andar de vuelta, de repente,

por tu barba grabada en los espejos,

por tu aliento que aleja nubarrones

en las costas sin sol de una resaca.



Desde las yermas piedras del subsuelo

serás ave de presa demorada;

tras ser mi adivinanza y mi emergencia;

mi respuesta de fe, fulgor maduro,

presagio de milicia vivandera.



Te vigilo de cerca y a distancia.

No lo sé, no lo sé.

Intentaré seguir sobreviviendo

en la pesada flecha que carcome

estas torpes memorias sin anclaje.



Te prometo volver a rescatarte

en cierto espacio nuevo de infinito

deleite de tu piel, hecha trayecto.

No querría temer y abandonarte

en manos de hieráticos peligros

y oscuros vegetales,

en confines

de soledad, sequía y desamparo.



Haré lo que me ordenes, te lo juro,

excepto amarte más,

pues no podría.

Te donaré relatos e impresiones,

la luz de las verdades y sus límites,

en cuclillas y para que descanses

tumbado sobre tibios calcañares.



El miedo a la prisión hoy queda lejos.



Te prometo volver para abrigarte,

penetrando en el reino de tu boca,

como un lento pacer por las dehesas,

hasta rodar por tu destino denso

en cuanto vuelva a huir, por cobardía.

martes, 7 de diciembre de 2010

Los herejes saltimbanquis



Los herejes saltimbanquis



Los herejes saltimbanquis /
los bufones informales /
criminales majaderos
pendencieros /
mamelucos /
camorristas enredados /
imitantes de Yupanqui /
bananeros con estuco /
disconformes y chistosos /
charlatanes oficiosos /
enfáticos criminales /
zánganos o comediantes /
guantes blancos de ladrones /
fanfarrones valentones /
simples necios disonantes /
sacrílegos /
pusilánimes /
incompatibles /
matones /
chamanes con moretones /
jactanciosos
enigmáticos vulgares /
pares y nones /
juglares con comezones /
jefes bruscos e indulgentes /
ecuánimes /
exánimes /
unánimes /
volatineros urgentes /
hampones de boca grande /
gentuza que muestra el glande /
militantes diligentes /
ilusorios matemáticos /
chuscos jueces belicosos /
atrevidos injuriosos /
aparceros sintomáticos /
bromistas intolerantes /
heterodoxos apáticos /
alusivos sin aguante /
aparatosos cismáticos /
comuneros /
comunistas /
consumistas
como en un plan dadaísta /
padecientes desmembrados /
rapsodas del otro lado /
arpistas equilibristas /
artistas malabaristas /
porristas /
cuenta rosarios /
membrillos o legendarios/
efusivos incendiarios /
insignes escapularios /
recodo de solo y coda /
especialistas del codo /
bardos que van a la moda /
capilares dromedarios /
anticuarios de probeta /
alma máter del esteta /
peleadores payadores /
zapallos amanerados /
befa y bofe de pescado /
burlones inocentones /
incipientes /
acorazados /
caínes y legionarios /
hacines almaceneros
almacenados /
bellos durmientes /
pasquines /
palos morteros /
veneno de prestigiosos /
satirizados esposos /
un hueso espeso de seso /
todos esos /
todos esos /
me recuerdan al gandul /
ese ocioso perezoso/
que se llevó hasta los caños
de nuestra casa /
hace años /

en un diciembre Red Bull.

domingo, 28 de noviembre de 2010

Angelus Silecius - Brindis

Brindis
-"La rosa no tiene por qué, florece porque florece", ha dicho Ángelus Silecius



Hastiado de la versátil inconstancia del mundo,

hallé la paz dentro de mi copa;

en ella encierro vida, esperanzas y deseos;

dadme de beber.





Báquico.

C.P. Cavafis









Mi casa era tu copa,

desbordante de cava en la bodega.

Tu sitio, una tiranía

donde mis venas azules se escaldaban.



Los datos aportados eran fidedignos,

cotejarlos fue un trabajo inevitable.

Desestabilizábame en la premura

de hallar el desnudo oleaje de la síntesis.



La negra estofa empezó a arder

y el ávido designio de la lente

tuvo por fin un corazón blando,

en su rústico latir bajo la estrella.



El insignificante tábano molesta a las caballerías,

y a mí me excita que tu voz sea ese tábano.



Una voz sembrada en la locura,

que en resumidas cuentas

a nadie le importaba.



Y la bebo

en un altar de consumaciones,

como ese buen vino que me alegra

en la cofradía del goce de hombre conjurado

al nombre de mujer resignada y silente:

la rosa del fin del mundo,

la elegida del poeta.

Esa mujer no me quiere

ESA MUJER NO ME QUIERE.


Esa mujer no me quiere.

Lo he intentado todo.
He cambiado de perfume,
de peinado, los hábitos;
me he vestido
como su dandy favorito.

Esa mujer no me quiere.

Ella espera a un príncipe azul.
Me olvidé de la rana
que fui en los charcos del pasado.
Le envié flores rojas,
postales amarillas,
bombones de licor
rellenos de granadina.

Esa mujer no me quiere.

Entremezclé mis caricaturas
en sus paquetes de caramelos.
Le regalé la luna
con cuentagotas.
Le escribí cartas de amor,
de odio,
de informaciones varias,
en cursiva, en gótica, en imprenta,
colgué anónimos mensajes
en sus ventanas y silencios
porque le recordaran mi nombre,
y se dibujara en sus labios
la sonrisa.

Esa mujer no me quiere.

Fueron inútiles los versos pasionales
y la acústica intrumental.
Le fui fiel por naturaleza,
infiel por darle celos,
arañé a golpes el portal de su cuarto,
dejando diabólicas cicatrices
en la madera.

Esa mujer no me quiere.

Caminé por las cornisas.
Malvendí mis caprichos
al viento de agosto
por seguirla.
Le enseñé groserías
a su loro americano.
Leí los libros de su biblioteca.

Esa mujer no me quiere.

Soy alto, joven, guapo y elegante,
según dicen.
Hago deportes. Tengo un gran empleo.
Meneo las caderas al bailar.
Un buen partido.

Esa mujer no me quiere.

Me lo ha dicho mil veces.

-No te quiero.
-No te quiero.
-No eres para mí.
-Véte.

Le compré un anillo de brillantes,
que rechazó sin sorpresa
ni compromiso.
Perdí mis ahorros por ir tras su pastura.
Me arrastré a sus pies, por los países,
me subí a su cima
y naufragué en sus huracanes.

Esa mujer no me quiere.

Muchas bellas mujeres
me adoran,
me asedian expectantes,
me acarician el cuello
con ternura o lujuria.

Muchas bellas,
no tan bellas,
muchas maravillosas mujeres
rubias o morenas,
bajan mis pantalones
con los dientes,
con sensual desparpajo,
me susurran palabras
que guardaré solamente para ella,
la que no me quiere,
para su estéril corazón de arpía...

porque esa mujer,
damas y caballeros aquí presentes,
no me quiere ni me querrá jamás;
pero yo la quiero
y no puedo olvidarla
ni por un minuto.

domingo, 21 de noviembre de 2010

La soledad de vos / de nosotros / de usted

La soledad de vos
me llena el alma de sudor y aliento,
cuando los bares están secos
de madrugada fría
y amenaza lluvia en los rincones estériles
del fracaso ante
el noveno mandamiento de Dios.

Van construyendo el nido los chingolos
como jornaleros
sin trabajo en el estío,
a destajo del afrecho que consuman,
perdidos en cavilaciones
sobre el sexo de los ángeles,
si
el dedo es la medida del anillo
o
el anillo precede al dedo
que lo bautiza e interpela;
añorando a su amada congolita,
trinando sus canciones melodiosas.

Y la soledad de nosotros
crece
clara y fiel y fiel y clara,
transparente, devota, permanente
crece:
me tiembla en el recuerdo de tu nombre
que rememora,
a hurtadillas, su protocolo,
igual que un búfalo salvaje
haciendo señas;
y la almohada se mece perfumada
de girasoles en el
paisaje recortado de tu ausencia ilusoria.

En el calor del verano, en cambio,
la soledad de usted,
ataviada en mar,
me arrasa el cuerpo,
desvanece mi rostro entre las aguas
de rías contra lagos de montaña,
en el planeta insomne,
sin compases ni fuegos de kermés,
y me siento lejana e improbable,
extraditada al borde de equinoccios,
con la mitad de un brazo paralítico,
un ojo amoratado y otro preso
del tedio de vivir en el rellano,
lidiando por salir de la pendiente.

Bufandas

Esa bufanda era la muerte misma,
las vocaciones,
las equivocaciones,
las provocaciones,del pasado tirado en una mesa,
la ve de la victoria destruida,
que ni uve ni hube desterrado
del calipso,
los verdes insensatos,
que pueblan este mundo de ironías
que espantan como espantan
los domingos.




(De una imagen de Alexito Parra que daba para un poema repentista)

domingo, 14 de noviembre de 2010

Las poetas del montón.

I





Las poetas del montón;
las malas poetas poetisas,
pizarra y tiza en mano,
las Nada que decir;
sus obsesiones:
heptasilábicas, decimonónicas;
como una red que al humo no renuncia;
asediadas por el oscuro recoveco
de una crisis que no sufren;
se rejuntan juntitas a aplaudir
sus diablos azules, vetustos o amarillos,
como indica el zodíaco
del diario de anteayer.

Entre copas de vino
y labiales baratos
se besuquean las mejillas
a diestra y siniestra.
La anchura de sus fugacidades
me descorazona.
Con temblores de gallinácea clueca
me amedrentan.
Sus cuchillos cargados de jardines
y florcitas anticlericales
para un casamiento de punta en blanco,
asfixian los pechos de
los ángeles que invocan.

La constelación de la pausa
festeja su afonía.
El píloro manda resignación
ante la adoctrinada terquedad
del vómito que expelen.

Las de Barranco, siembran
una estética
de enfermedades que no existen
para ofrecer soluciones
que tampoco aportan.

Ohhh primer amor.
Cuanto insensato te denigra
con canciones que se arrugan
alrededor de tu mirada.
Quien ya no te quiere
nunca te ha querido.



II -


He forjado esta carta
desde la celda de mi aburrimiento.
Sin nostalgia del no ser
fui la chica del coro,
la empleada doméstica,
la manicura inerme,
la depiladora ciega,
la auxiliar contable
que calcula los milagros,
el porqué de los oyentes de poemas y cantares.

La he escrito porque sí,
para curar el tedio del domingo,
14 de noviembre del 2010,
la prisa de los lunes,
la maldición de Marte,
el cielo nebuloso de la actual primavera
que escasea/ que escarcea/


En el viaje de regreso,
mi tren no encontró el pueblo,
el pueblo se marchó
abatido, detrás de un viento seco.
Delirando
su enfado contra la barbarie,
se asentó en las orillas de la civilización.
Por su tronchada mente torpedearon
sueños de avenidas
en expedientes importados
por suntuosas pantallas panorámicas.


Ohhh primer amor.
Cuanto insensato te denigra
con canciones que se arrugan
alrededor de tu mirada.
Quien ya no te quiere
nunca te ha querido.



Lo peor de la inocencia es su belleza.
Lo mejor de la inocencia son los destripamientos.

Como dijo Juan Gelman

en su Mundar libro

“Los pájaros cambian de vida

y preguntan lo mismo de siempre.”




III-



¿Me nombra todavía su alma en pena?
No se trata de una simple pregunta retórica.
Quisiera saberlo.
Miénteme urgentemente
con muchas oraciones de respuesta.
Por mensaje privado o correo manuscrito,
por carta sin timbrar, o como gustes.

Dime que Jeff Buckley
no se ha ahogado en el Río Wolf,
que es el río deyectado de la estepa,
del famoso erial, que me deshoja
en su camino fatal…


Dime, por tierna analogía,
que Jeff Beck,
guitarrista de Yardbirds,
-esos pájaros del patio delantero-
no ha roto su guitarra en el Blow-up
de Antonioni
y que en esa cueva de Julio
nadie desesperó
por tener un pedazo de madera
para arrojar su rabia al fuego de las calles.


Menudos lobos esteparios
bien atados
en todos los corrales,
para que yo los recoja.

¿Los has visto en Perú?
Me escribió steppenwolf,
el de la página porno
que gozaba tener sexo
como el bíblico Onán
del coitus interruptus,
mirando las fotografias
de Carmen de Las Delicias,
la famosa prostituta de la calle madrileña,
la Carmen de Bizet del triple equis.

Me ha escrito, te decía,
del otro lado del mostrador,
sin decir esta boca es mía,
con recelo,
por la fuerza de su costumbre
callando para otorgar
su impotencia de toro en las corridas.

¡Qué Don Juan de la Cruz crucificado!
¡Qué ventisquero de hielo!

¿Me nombra todavía su alma en pena?
No se trata de una angustia casual.
Quisiera saberlo.
Miénteme con demagogia,
con muchas evasiones por respuesta.

Lo mejor de la inocencia es su belleza.
Lo peor de la inocencia son los destripamientos.

Versa y reversa.


Como dijo Juan Gelman

en su Mundar libro

“Los pájaros cambian de vida

y preguntan lo mismo de siempre.”




El silencio enmudece la pasión
y la prolonga.

miércoles, 10 de noviembre de 2010

Márgenes

MÁRGENES.



Vaga por las calles de la inexperiencia,
y de la incomprensión
sembrando los bordes de ríos de cinabrio
con flores de jacarandá,
burucuyá y salvaje;
siempre yuyo verde y caótico
en la cuenca destronada
de un cuarto de hotel
ocre o bermellón;
nunca arco iris
ni montaña a cielo abierto.
Descompuesto el esqueleto,
en cien guerras de los Cien años,
Cien años de soledad,
hedores en los escaños de
lores, toras y aforos.
La marginación,
causa del mugriento desasosiego,
los márgenes y las márgenes:
ora los, las, les, luz
y sombra y siembra
hambre que viaja por los tiempos,
aquellos turnos
en que el sexo era comida,
en que era caverna mercenaria
de las noches toledanas,
era contrapunto,
sequía y celaje,
una pulsera recibida cual ofrenda,
un cerco alderredor de la esperanza.

martes, 9 de noviembre de 2010

Nuevos poemas: Nimiedades ( 9/11/10 )

NUEVOS POEMAS ( 9 de noviembre 2010)

I-
Que si he fundado un ámbito de amor
en el encuentro, es porque somos tantos
los hastiados por la denegación
perpetua y corrompida de los hechos
que llevan al buen puerto de la muerte,
que como toda muerte torna en centro
el ultimísimo adiós de la partida.

II-

Salvación por la sangre y por las letras,
que han ungido milenios de esperanza,
acordando rezar que por milagro,
aparezca algún Ser a redimirlos
ignorando la esencia del Creado,
la pura Libertad, que nos regala
el Dios incomprendido que nos une.

III-

Yo que he despilfarrado la Palabra,
me consumo en el fuego del silencio.
Pasión, tormenta y luz de mis escombros.
Tragedia viva con final feliz
de statu quo, por pulir el ripio
y buscar el socorro en un mundo mensurable,
asible a los sentidos, mercantil, evasivo.

IV

La realidad nonada es proclive
a inmolar el relámpago
en lábil estrategia de rayo baladí,
crepitando en efectos especiales,
de intrascendentes ruidos de responso.
Operación de tacto y residencia
con sueño de anarquía desgarrada.

V-

Irreductibilidad de pérdida absoluta
que solo siente nostalgia de algún nombre
y sigue de este lado del espejo,
designando al azogue y los diluvios,
aquí donde se estrellan cuatro pájaros
de vivo argento en cítaras sagradas,
contra un albor de vidrio*

(amaestrado).

sábado, 6 de noviembre de 2010

La Medusa

LA MEDUSA.


Obra El amor según Parmigiano.






Como el caballo alado que una madre gestara,

aparece en escena su cuerpo mitológico,

el Amor que deslumbra cuando muestra su cara

ambigua y elocuente del sesgo cosmológico.





Y así, oblicuamente, endulza la armonía,

nos redime del mundo oscuro del fracaso.

nos devuelve la luna que se va y no se fía

de la flecha iracunda que se oculta en su abrazo.





Montado está en los libros de fiel Literatura,

aparece en la siesta de los cantos profanos

el más cruel de los meses, con su genio y figura

cría cuervos y escuece detrás de los arcanos.




La peña se impacienta, se enloquece, se abruma,

no entiende de razones, llamándolo Medusa.

¿Acaso existe cosa más bella que la espuma

de sus sierpes nevadas, de su piel sin excusas?





En su paso arrebola la hoguera con su flama

y al mirar petrifica los pechos virulentos.

Prensil de su sombrilla, con el beso proclama

que el rico es menos rico, si no vive en sus cuentos.















Versión revisada y corregida.

domingo, 31 de octubre de 2010

La legionela (un poema para Benjamín Prado)

La legionela.

“Parra tenía una perra.
Guerra tenía una parra.
La perra de Parra
subió a la parra de Guerra.”



Benjamín, amor mío,
cuando encuentres estos versos,
supongo
que habrás entrado en pánico.
Está muy bien que estés tan asustado,
igual que mucha gente.
Te comprendo.
Soy el virus de la bacteria airada.

Los traidores malditos,
poetas ferozmente malhadados,
apremian con cinismo escriturario
y dejan en la cama del olvido
en la que también yo reflejo un alma herida,
lo digo por las dudas,
un sesgo de palabras sin retorno
como médicos
que pierden las fronteras
en el camino a casa.

No quiero abrir tus párpados cerrados
ni ser escéptica de tu optimismo puro
en un cajón con tapa de cristal
contra las balas.

Estoy bajo el efecto de una droga
penitente, mortífera, punzante,
que me permite ver con ojos parvularios,
en el día más frío del otoño,
tu escasa lucidez, tu trampa infame.

Hay que implicarse,
lo sabes,
lo defiendes,
pero no actúes la parodia
del director de la Biblioteca Nacional,
por pura demagogia.

Yo paso de tus huelgas sin sentido,
de tu hambre de gloria
y tu servidumbre de aguada.

Conozco las vertientes
que vas a usar impune,
a continuación en cualquier tipo de charla:
Sin timos no hay canciones:
Rimar es hacer rimas
sin timar ni escatimar.
Paronomasias.

Comprendo tus clisés de la retórica,
tropiezo en el error de pensamiento
en dos o tres oraciones acopladas.
"Desconfía de los hombres del canon",
me parecen vulgares como tú,
así los califica tu amiga Anna Ajmátova.

Ahora sé que me temes por nostalgia,
que mientes por maldad o por envidia,
pues piensas, con la magia del estilo,
que mis métodos son paranormales.
Están temblando tus hombros, tu semilla,
el fémur, peroné, la pantorrilla,
el labio superior y la corona.

Te equivocas si crees
que podrás escapar de la Justicia
de Dios que es infinita.
Él es mi camello, el marchante
proveedor de mis sueños de desquite.
Alucina los rasgos del carácter
que me obliga a enfrentarte
con cuchilla filosa y homicida.

Porque Él tiene piedad
del mundo que ha creado
porque nos ama,
y con tierna pasión
nos venga y nos redime
de mentes nebulizadoras
que inventan legionelas,
legiones, religiones, legionarios.

Aguardo con mi cuerpo en otra parte,
porque aprendí a esperar
el momento oportuno del encuentro.

viernes, 29 de octubre de 2010

Humildad satánica

HUMILDAD SATÁNICA.





A Flavio Josefo, el fariseo vespaciano.





-Y yo que solo he sido

un discreto observador, un tajante

académico a la moda,

padre de los servicios al sistema

y su arrogancia,

con libros editados y aclamados

en su pueril contenido afirmatorio,

con pose de señor y con derecho

de juzgar principiantes,

no entendía el detrás de su sonrisa

de tonta enamorada de la muerte.



-¡Qué desconcierto, oh Dios, qué desconcierto!



-Hube de acercarme a la gorila, al mostro,

al engendro de E.T. de los suburbios,

subirme al colectivo

que circulaba raudo entre las sombras

del vespaciano secreto,

y pude descubrir que en el reflejo

de su voz interior y sibilina,

hay una hembraje sabio

nel mezzo del camin que ella no ignora:

las turbias componendas de asesinos,

los crímenes impunes de la historia.

Toma, te doy, te presto, te adelanto,

me debes, me conviene, ¿me regalas?,

este que es muy bueno no se crezca,

si vale logrará su cometido:

triunfar y declinar de su talento,

ser parte de la tribu victimaria.


- ...


- ¡Shhh!

No menciones su nombre de Papisa,

dile musa, hechicera, fiel Penélope

la pelota, el peluche, la kioskera.


-¿Mas, por qué no sentarla a nuestra mesa?


-Epa, amigo.

Tú entiendes de estas cosas...


Hay premios y hay fondos de Cultura,

hay viajes en hoteles cinco estrellas,

hay niñas que te soban y se entregan,

artículos en diarios con sus listas

de dueños de S.A. Con su quejido

el Planeta se convierte en un fastidio

si la dejas cruzar por esa puerta.

Hay becas Guggenheim y Nobel, y

dinero y más dinero:

entidades que pactan con leones,

sus llantos afiebrados de mujeres

histéricas de tanto

avinagrar las ensaladas

a escupitajos de ácida saliva.



¿Qué ley redimiría las caídas

de Imperios de aristócratas cleptómanos?

El hijo de un Guardia Civil

de Policía, ha conseguido casarse

con la guapa millonaria

heredera del cuento de las fotos

que congelan la vida que se escapa.

En tierras de California se implantan

la coleta.

Nos debe unos favores ese tipo.

Sin peligro. Es uno de los nuestros.

Es más, es necesario.

Debemos hacer creer al vulgo imbécil

que es la libertad quien rige sus destinos.


-¿Y a quien no nos cree?


-Diles que porque Dios es solo un mito,

palabra religiosa, organigrama.

En la penumbra del ateo está la indulgencia,

la sana afirmación: "No somos nada".


-Pues, no lo sé, inventaremos algo.


-Trátalos como bestias o corderos.

Ya arrastrarán el traste por el piso.

No les daremos un carajo a los geniales.

Ni falta que nos hace "avivar giles".


-"Se te vuelven en contra", ha dicho el dicho.


-Y que Aquel se los pague.


Somos súcubos machos bien sabemos

que Ella existe,

de nosotros se burla y nos reserva

el placer terrenal de ser mortales.

viernes, 22 de octubre de 2010

No te salgas del margen

NO TE SALGAS DEL MARGEN.







No te salgas del margen.

No inventes nada.

Si te aprieta el pecho,

escupe la bilis.

Si te duelen los ojos

llora en la oscuridad.

No insistas con caprichos.

No engordes la huella de tu sombra

en el suelo.

Repite las palabras

que antes otros usaron

como si fueran una creación

genial y tuya.

No fumes o fuma como si no fumaras.

No amargues el destino de tu prójimo

con furia incontenta.

Mantén la frente alta,

el orgullo bajo,

el pelo siempre brilloso.

Levanta los premios

con la mano izquierda,

-con cara de sorpresa-

para que todos sepan

que la alegría brota de tu corazón.

No olvides usar corpiño:

nada mejor que un buen sujetador.

Llama a los parientes para el cumpleaños.

No uses escarbadientes en público.

Mejor aun, no uses escarbadientes.

Defiende el derecho de los perros,

pero procura luchar contra las plagas

(si es necesario, mátalas).

No tuerzas la cabeza.

Camina erguido

como un granadero patricio.

Reza por los pecados de tu prójimo

y oculta, con cinismo y esmero,

los propios.

Lústrale los zapatos a tu rey.

Confía en tu horóscopo,

en tu carta astral,

en la borra del café

y en las grafologías.

Niega el exabrupto,

la pasión y el oleaje de los sentidos.

Recoge las fotocopias del piso.

Siente que eres libre o inmortal.




Y si todo esto que te digo,

no alcanza

para que seas un perfecto imbécil,

continúa como hasta ahora...

Vas muy bien.

sábado, 9 de octubre de 2010

Seducción matinal

Seducción matinal





Durante algunos minutos

el tripulante construye la barca

de Jonás en la ballena

y la devuelve al mar de Peter Pan.



Dale mi bendición al carpintero,

por los golpes del martillo,

la fragua en la madera atronada

y la luz del día.



Nunca volveré a tener un sueño tan extraño.

Letras y sombras ( Cuadrado negro )

Letras y sombras.



A Milevich Kazimir





Y en ese "Cuadrado negro"

que llovía por sus vértices,

íbamos durando.





Cuando apaguen las luces,

estarás a mi lado,

omo un mantel de hule que se deja tirado,

con una soberana tristeza de resaca,

omo siempre te encuentra

el calor,





y la urraca

que grazna y que resume

lo mediocre y lo fatuo,

lo sublime y lo simple,

lo precoz y lo tardo,

tornará a rescatarte

para volver a hundirte

en su cierzo agitado.

miércoles, 6 de octubre de 2010

Obsesiones y gimnasia

OBSESIONES y GIMNASIA.
(¿Un poema experimental?)




ARRIBA-ABAJO.

Lunes.



Cuatrocientos noventa y siete:



Arriba

Abajo

Costado.

Costado.



Cuatrocientos noventa y ocho:

Arriba

Abajo

Costado

Costado



Cuatrocientos noventa y nueve:

Arriba

Abajo

Costado

Costado



Quinientos:



UFF. Todavía no entiendoel motivo por el que Roberto me dejó por esa gorda.



Martes.



Cuatrocientos noventa y siete:



Arriba

Abajo

Costado.

Costado.



Cuatrocientos noventa y ocho:



Arriba

Abajo

Costado

Costado



Cuatrocientos noventa y nueve:

Arriba

Abajo

Costado

Costado



Quinientos: UFF. Todavía no entiendo como fue que Roberto me dejó por esa gorda.



Miércoles.



Cuatrocientos noventa y siete:



Arriba

Abajo

Costado.

Costado.



Cuatrocientos noventa y ocho:



Arriba

Abajo

Costado

Costado



Cuatrocientos noventa y nueve:



Arriba

Abajo

Costado

Costado



Quinientos: UFF. Todavía no entiendo para qué Roberto me dejó por esa gorda.



Jueves.



Cuatrocientos noventa y siete:



Arriba

Abajo

Costado.

Costado.



Cuatrocientos noventa y ocho:



Arriba

Abajo

Costado

Costado



Cuatrocientos noventa y nueve:



Arriba

Abajo

Costado

Costado



Quinientos: UFF. Todavía no entiendo que le pasó a Roberto que me dejó por esa gorda.



Viernes.



Cuatrocientos noventa y siete:



Arriba

Abajo

Costado.

Costado.



Cuatrocientos noventa y ocho:



Arriba

Abajo

Costado

Costado



Cuatrocientos noventa y nueve:



Arriba

Abajo

Costado

Costado



Quinientos: UFF. Todavía no entiendo, no entiendo como fue que Roberto me dejó por esa gorda.



Sábado.



Ayuno.

Relax.

Depilación.

Peluquería.

Sexo casual.

Arriba.

Abajo.

Costado.

Acostado.

Acostada.



UFFfff. Todavía no entiendo

por qué Roberto me dejó por esa gorda

fea.











Plazo



Plazo


Somos inmortales.
Nuestro tiempo existencial
expira al nacer.
La fontana de los antepasados
humedece la espalda de la civilización,
pulsa el halo de la Historia
y se acalla rigurosa
en el diálogo final
de un plazo perentorio.

La aguja del reloj
se detendrá
con tu último latido,
y a pesar de todo,
los muertitos vestidos de blanco
nos darán la bienvenida en la terraza.




¿Qué nombre le pondrías?

El pico de la cigüeña

ha entrado en mi caverna

desperezando

su tenaz espeleología.



Dios también se maneja con subliminales.

viernes, 1 de octubre de 2010

Los juegos infantiles

LOS JUEGOS INFANTILES.



‎ Wifredo dijo: "Dadme, señor, un blasón para mi escudo"



-Veo-veo...

- ¿Qué ves?

- Una cosa -

¿Qué cosa?

- Maravillosa

- ¿De qué color?

- Rosa -

¿Podrías decir su nombre?



( juego infantil )







No perteneces

por una sencilla razón:

No perteneces.

No hará falta que te busques.

No estarás.

No te encuentran.

No te ven

aunque te han visto.

Remaneces tal Águila de Patmos

para mirar al sol en la amargura

y desfalleces,

por violencia imperial

de la reina Castellana,

en el turbio ostracismo de la lengua.

Este tiempo no es tuyo.

La soledad te acorrala.

Se nutren con tu sombra

cimbreante o inflexible

yugo y flecha,

pan y vino.

Bullentes como esclavos en el Purgatorio

te hostigan y persiguen

toreros y espectadores,

temblores y huracanes.

Poesía debe ser

tomar riesgos y asumir las responsabilidades.

Elijo para hoy

una definición jurídica

(por el carácter deontológico de lo que debiera ser)

Y el coro está contento.

Ah... las redes sociales.

Anodinas y extravagantes.

¿Qué haríamos sin ellas?

Cualquier parecido con la realidad

no es mera coincidencia.

Leer un poema

sin la biografía del poeta

es algo abstracto

que excede nuestra capacidad

para elogiar o callarlo.

Tratamiento terapéutico de Martes:

Recién cumplido.

La guerra es la guerra.

A veces,

la Poesía es un chiste malo.

sábado, 25 de septiembre de 2010

Porque

martes 29 de enero de 2008
PORQUE
"Il peggio è già passato."
Eugenio Montale.





Porque
creía que la Poesía
había sido escrita por Otros,
antes y mejor.

Porque
no confiaba en mis instintos
ni en mis premoniciones.

Por la futilidad
o quizás,
por la necesidad majadera
de tener una casa abarrotada
por un puñado de vicios,
o un trabajo estable y exitoso,
no escribí en su tiempo
una oración al alba.

Me acurrucaba en mi sábana
irónica y esplendente.

Diezmado mi cerebro
en las vaguedades del mediodía
solo atinaba a huir de la Creación
y a despreciarla.

Pero
una vez, me miré en el espejo
y descubrí
-lo que todos sabían-
que la ausencia de juventud
era irreversible a los años
y venía a instalarse en mi rostro,
fatigada.

Porque
hipótesis y endecasílabos
relucen más intensamente
en la libertad austral
de una pluma tecnológica.

Porque
uno puede enamorarse
dos, tres veces en la vida,
sin novedad en el frente,
y seguir esperando la bengala
que estalle dentro del cuerpo,
que con sueltos cabellos jadea ante
los mitos de placeres de la vida,
y tener ese raro privilegio
de encontrar la advocación
de avistarnos como vivientes existencias.

Porque
la fe de l´altra morte
nos deja en el umbral de la vereda
sin piedad ni vademécum

y nuestra voz nos sirve como símbolo
de haber habitado este planeta
para amarlo y dejar obra.

Por todo eso.
Por decir algo.

lunes, 20 de septiembre de 2010

Un haiku argentino

El más maravilloso haiku argentino ( el título es mío, pero el haiku pertenece a la cultura popular)´


de LUCÍA ANGÉLICA FOLINO, el El Lunes, 13 de septiembre de 2010 a las 1:34

Gardel, Le Pera



el himno nacional



y/ la escarapela.

viernes, 10 de septiembre de 2010

¿Cómo es?

¿Cómo es?

Es: una forma de ver el tiempo.
Es: transmutar un valor por ensueños.
Es una luz
que brilla entre en tus ojos.
Es: presentir algo que nos debemos.
Es: respetar la intención en Sísifo.
Es: un vitreaux, que alumbra tu mirada.
Es: una forma más de ver el tiempo.
Es: lo inefable sobre lo inseguro.
Es: lo que queda de nuestros anhelos.
Ser o no ser, para nuestra existencia,
porque...
Es: esa gota que irrita al melindroso viento.
Es: Prometeo aferrado en lo eterno.
Es: entendernos sin decirnos nada.
Ser o no ser, para mi es, no existencia.


Coda tutelar:

Si yo también te aplaudo como a un loco.
Yo también te veo como a un loco.
Si corregirnos es tirar los dados
y no volverse loco.
Te/me veo, te/me aplaudo. Te/me corrijo.

Es: esta luz que brilla lejana de tus ojos.
Es: otra forma de ver el tiempo.

¿Vos me comprendés? ¿no?

Decano

DECANO.


Con nosotros el Excmo. Decano.
Gran Profesor Emérito.
Filólogo y poeta.
Doctor Honoris Causae:
Don Augusto Molino de la Vega.

Aplausos extendidos en la sala.
Él la vio desde el primer asiento.
Aquellos ojos verdes e incisivos
se batían, con halo despreciable,
con los suyos,
como exigiendo un desagravio,
una reparación moral.

Ese era el final de su carrera.
Escandaloso y trágico.
No podía seguir ocultándolo.
Ninguno oyó cuando ella le espetara:
“Confesá, hijo de puta.”
Él se desarmó,
y con voz apenas audible dijo:

“Está bien.
Ya basta. No me hostigues.
Lo confieso.
Una vez leí un libro de Pablo Coelho.”

Y rompió en llanto. 

Tan cierta, tan real.

Tan cierta, tan real,
tan bien forjada
la tristeza que envuelve con su velo.
Un fraternal abrazo
en la ciudad mordaza,
como esa alquimia vieja
que revela
su falta de promesa,
en la ampollada
potencia universal
que el alma atisba.

Degeneran las cosas
si se llevan a un punto sin rigor
en el debate.
Los márgenes torcidos
representan
los mudos escarceos del amante.

No querer ser abeja
ni abejorro.
No querer ser malvón
ni ser caléndula.
Solo estar a tu lado en la mirada.
Demasiadas palabras nos asisten
y el peso del tirano nos acecha

Rezar
es vulnerar todo silencio;
llorar
es alcanzar las evidencias.
-Si hay celos no hay herrumbre-,
me dijiste.
-La acción es terca y pobre-
te decía.

La parte superior
se contonea
con músculos que roen
el deporte
de andar muriendo en cada negra boca
cuando uno busca razones con qué justificarse.

En la mesa del bar había
dos copas,
un roto cenicero con colillas,
un mantel con zurcidos y botellas,
un nudo en la faringe,
algunas servilletas de papel,
y un dolor con vestido de entre casa.

Sobre la misma mesa había
cuatro manos
dos pares con diez dedos
cada una,
una alianza de oro que brillaba
sobre la palma izquierda del necio carcelero.



viernes, 3 de septiembre de 2010

Obra maestra




Eduardo Sívori.

OBRA MAESTRA.

No sé si habrás notado que el cuadro y la candela
están en misma línea, en áurico rectángulo
de regla y de milímetro.
No sé si habrás notado las luces y las sombras,
disposición perfecta
iluminando zonas
(la vela por izquierda, el notable detalle).
Los pechos de madura mujer del ante siglo,
los pliegues de las sábanas,
el cruce de las piernas.

Sin embargo, no es eso,
No es eso, amigo mío,
que convierte en maestra
esta obra, este cuarto.
Es la voz de la tierra,
el aroma de hembra morena e imperfecta
y el rostro acongojado que la dibuja fémina.
Nos conmueve el abdomen claroscuro y difuso,
las venas remarcadas, la chinela en el piso,
el aire de paisana, el despojado ambiente,
de una niña que reina en soledad y en reposo,
tranquila, despeinada,
feliz en su ignorancia sumisa
y bien probable,
de futura matrona anciana y desdentada.

jueves, 2 de septiembre de 2010

El amor nos aliena

El amor es trabajo
y una dulce rutina de momentos
que logran abatir
el miedo encarnizado por las usucapiones
con que instala la muerte
su dominio de reina inevitable.

El amor nos aliena,
al igual que el cansancio que dejamos
hundido en una fábrica de cunas
o ahogado en una tabla de madera.

Sufrimos por tenerlo
si escurre entre las manos
sufrimos por perderlo en la penumbra
sin saber bien porqué
ni si habrá un regreso
al dónde, al cuándo, al siempre,
del cruel que nos agobia
marcándonos la piel con su tatuaje.

El amor no envejece a las personas;
son aquellos que amaste quienes salvan
con su tersa y lozana rebeldía,
contraria del oculto infortunado.
Los hombres son las horas deliciosas
que gozaste en sus brazos.

Porque labor y vida son sinónimos
y amar y morir tan
parecidos al viento y a la espuma,
que el cuento que narraban los abuelos
de una infancia feliz hasta un deceso profundo
apenas se asemeja al tiempo en el que existes.

Si el amor como piensas, te devana los sesos
no sepas de otro tanto que te encanilla el alma.

No sepas o no quieras
saber lo que ya sabes.
Solo soy mensajera vagarosa,
viviendo en periferia y rebeliones
sacudiendo pachorras de la tarde.

El ombligo de la tarántula

EL OMBLIGO DE LA TARÁNTULA.


“En su zócalo escribiría injurias
Y el nombre de mi peor enemigo.”
Robert Desnos.




Con pómulos sudantes,
con pechos alcalinos,
la viuda del amor
esparce sus contornos al amante.
Discípula de Desnos
ante Eros,
hija astral de la tiniebla perfumada,
su cuerpo redundante
de mujer tarántula
aguarda en las estrellas su equinoccio.
“knocking on heaven’s door”
preñando luces su ombligo cimbalista;
y en sus piernas maduras
los años que aún quedan por gozar
se espantan.
La picadura de la araña
del veneno melancólico,
que solo evanescerse puede
al esfuerzo agitado
de una prosopopeya imaginaria,
accidentalmente,
la prejuzga, la empeña y oriflama.


Lo duro y lo blando

LO DURO Y LO BLANDO

Lo duro y lo blando (un poema/monólogo interior de Lucía Angélica Folino)







Lo duro y lo blando.


//

¿duro o blando?

¿blando o duro? //

duro / duro /

duro de durar /

blando / blando…

como el agua blanda

de naranjo en flor /

naranjo en fruto /

naranjo en el color

de la naranjada /

naranja /

hada /

gracias / de nada /

blando /

entonces, como hablando /

y duro de oro duro /

oro de dorar y orar /

rezar / abogar / exhortar /

me ablando /

blando como blanco /

duro como piel dura /

nada dura /

mejor blando /

blandura /

la blandura dura /

dura y dura como una pila

de Duracell /

cell: célula / celda /

cell: ser una célula en prisión /


¿dura o blanda? /

ser o no ser / ésa es la cuestión /

cuestión que perdura /

y ablanda a-blonda /

como rubia blondinense /

tengo un blondo hondo /

que es naranja /

color y complementario /

del azul del cielo /

del azul del mar /

mar de martes /

de miércoles de gris ceniza /

mas sin ceniza /

ni Cenicienta /

ni Rey / ni mar / ni duro /

ni opaco /

ni suplementario /

del ángulo complementario /

con blanda ceniza del tiento /

del tiempo y del horario /

del oscuro escenario/

del diario vivir //

¿blando o duro?

duro ablando /

los tiempos son duros /

los tientos son blancos //

hay que elegir el color de la tiza

del tiempo /

su textura / su tersura /

su arco iris

de bravura /

a ultranza /

con cuerpo y mente /

en contradanza /

duramente /

mentalmente hablando

sin detener el reloj /

entrando en su grieta blanda

e infinita-mente blonda /

de un blando blanco a su lado /

iluminado por grises naranjos /

y con negros matices azulinos /

para que todos sean felices

azulados /

y coman perdices /

echando raíces /

sin perder la vida

en las opciones de la vida /

para acceder sin prisa y sin tardanza /

al misterio blando de Dios.



















Felinamente.
Lu


Otra versión:
Lo duro y lo blando. 
// 
¿duro o blando? 
¿blando o duro? // 
duro / duro / 
de durar / 
blando / blando… 
como el agua blanda 
de naranjo en flor / 
naranjo en fruto / 
naranjo en el color 
de la naranjada / 
naranja / 
hada / 
gracias / de nada / 
blando / 
entonces, ¿como hablando? / 
y duro de oro / 
oro de orar: 
oro de rezar / abogar / exhortar / 
me ablando / 
blando como blanco / 
duro como piel dura / 
nada dura / 
mejor blando / 
blandura / 
la blandura dura / 
dura y dura como una pila 
de Duracell / 
cell: célula / celda / 
cell: ser una célula en prisión / 
¿dura o blanda? / 
ser o no ser / ésa es la cuestión / 
cuestión que perdura / 
y ablanda a-blonda / 
como rubia b/londinense / 
tengo un blondo hondo / 
que es naranja / 
color y complementario / 
del azul del cielo / 
del azul del mar / 
mar de martes / 
de miércoles de gris ceniza / 
mas sin ceniza / 
ni Cenicienta / 
ni Rey / ni mar / ni duro / 
ni opaco / 
ni suplementario / 
del ángulo complementario / 
con blanda ceniza del tiento / 
del tiempo y del horario / 
del oscuro escenario/ 
del diario vivir // 
¿blando o duro? 
duro ablando / 
los tiempos son duros / 
los tientos son blancos // 
hay que elegir el color de la tiza 
del tiempo / 
que atiza su textura / 
su tersura / 
su arco iris de bravura / 
a ultranza / 
con cuerpo y mente / 
duramente / 
mentalmente hablando 
sin detener el reloj / 
entrando en su grieta blanda 
e infinita-mente blonda / 
de la danza 
de un blando blanco a su lado / 
iluminado por grises naranjos / 
y azulados matices azulinos / 
para que todos sean felices 
y coman perdices / 
echando raíces / 
sin perder la vida 
en las opciones de la vida / 
para acceder sin prisa y sin tardanza / 
al misterio blando de Dios. 





lunes, 23 de agosto de 2010

La lechuza de Minerva o El mochuelo de Minerva



LA LECHUZA DE MINERVA o EL MOCHUELO DE MINERVA

En la vida lo principal es explicarse.
De la cárcel se sale vivo, de la guerra no.


Ferdinand Celine (Viaje al fin de la noche).








No hay una sola palabra en este mundo
que merezca quedar en la memoria.
Los hombres son de paso,
sus lenguajes
se extinguen, se bifurcan, se matizan.
Se fragmenta la vida en divergencias.
No ejerce Dios fuerza gravitatoria.
La realidad de ensueño enajenada
carece de sentido.
El sermón no trasciende a los espíritus.
El alma no consigue definirse
en su clarividencia.
Durante algún tiempo tendré
que seguir exorcizando blasfemias,
tirando del ovillo,
tratando mal de aparentar cordura
cuando toca vivir
y perder pista.
La poética agoniza a manu propria
Prescribiré su desengaño
a medida que lo recuerde,
con hebras sueltas o articulaciones
como si el ruido de mi voz
emitiera la música genuina
de huríes extenuadas.
¿Quedarán paraísos en el fuego?
¿Es posible reconocerlos
sin una dimensión retórica?
Flexiono y estiro mis vértebras
mientras me voy deshaciendo
con una desmesura truculenta
hasta la liberación de la heurística
e invado escuelas
con arte de fantasma emparedado. 



LA LECHUZA DE MINERVA, METÁFORA HEGELIANA SOBRE LA FILOSOFÍA.

domingo, 22 de agosto de 2010

Las sandías de mi desesperanzado país.

20 de mayo de 2007 - Revisado 21 de agosto de 2010



LAS SANDÍAS DE MI DESESPERANZADO PAÍS.



En mi desesperanzado país,
la gente arroja las semillas de sandía
en el jardín
y a los dos meses descubre
con un asombro digno de los cuentos de Quiroga
en exuberantes Misiones redentoras,
que nacieron cincuenta sandías gigantes;
y nadie se agachará a recogerlas.
Mi país
tampoco se intranquiliza por la inminencia
de una guerra nuclear, y todos dicen sandeces
(para continuar con el hilo y las sandias)
que reconfortan el alma:
Despreocupémonos.
No se ganó Zamora en una hora.
La argentinidad al palo borracho
de la avenida 9 de Julio.
Con rescoldos de una ingenuidad evidente
me calcé mis guantes de seda,
sediciosos, arrogantes,
no sea que me tomara desprevenida
Titanes en el ring,
embalados para regalo.
Me preguntaba hasta donde
llegarían los tentáculos del pulpo negro
americano
que hace flamear banderas con rayas
y estrellas de la Sagrada Madera
en Hollywood y Barcelona
como un pasaporte al paraíso,
cuando por fin cesó la tormenta
y creí ver la luz del sol
orando en favor nuestro.
Riiiiiiiiiiingggggggg despertador
y el sabor de victoria,
todavía en pijamas.
Seguir rodeando
"la gran manzana podrida"
traerá consecuencias
más embarazosas aún
(para todos)
así que,
ruego no abstenerse de provocar
daños innecesarios
a la producción de fantasmas
de la Ópera del siglo XXI
y recoger las sandías
antes de la Cuaresma.


Publicado por Premio consuelo para Lucía Folino en 16:41


jueves, 19 de agosto de 2010

María de la Tierra

"La estrella come"
"el cielo oblicuo"
"por la tierra avanza una babosa"
y "abandonada a su corazón barbado"



ARTAUD.



"Por la tierra oblicua avanza una babosa:
se estrella con un Ave María,
la estrella como una Ave María,
la estrella come un ave, María...
María de la Tierra...
María que avanza en el cielo barbado
de estrellas oblicuas
luce un corazón de ave babosa.
María sin estrella: Lucía con ave
oblicua y come babosas
en la tierra, descorazonadamente
abandonada por una barba de estrella."

El azar

El azar, que es la vida misma,
vino como una ola de fuego
a quebrar las piernas de los jinetes
encarnados en la ingente telaraña
de la calma chicha.
Entraba en la noche
púlpito de nostalgias,
en una vaguedad de ocres
y grises que iban cambiando
poco a poco.
A lo lejos, gigantescos moros
se precipitaban sobre las cabezas;
gritaban gravemente
los viejos y los mariquitas;
rogaban los arquitectos
tras el derrumbamiento y el sudor;
olía a quemado la Belleza.
Terminaba en incendio
la sequía lustral, onerosa.
La orquesta siguió tocando
al ritmo respiratorio
como un simulacro de batalla.
Flotaba en el aire una espesa nube
de humo y nicotina.
Y allí, parada como un mimo
con su máscara de tiza blanca
cruzó la voluptuosa Eros el umbral,
vestida de gala para coronar
al más simple de los mortales,
a la más humana y obstinada
de todas las bestias vivientes,
al divino animal devorador del Tiempo
que me refleja en los vidrios espejados (transparentes)
de este humilde dormitorio.

El asno de Buridán

Oda pindárica de Dalmiro a Moratín
"¡Ay, si cantar pudiera los hijos de los dioses, lira de hombre,y, cual trompa guerrera de altísona armonía,que ambos polos atónitos asombre, resonase la mía,..."

...
El asno de Buridán.


Cuando el credo reniega de Jesús,
y las víctimas del martirologio
se emberrinchan detrás del Holocausto,
una niebla hiperbórea
se archiva en el destino de mis púas
de lastimada cítara que suena.
El azar es el alma del poema
recita un Unamuno trascendente.
Paradoja casual dicen los locos
amantes de absurdo,
nacidos del ab zurdo ab intestato.

Encuentro simetría en las desgracias
del que tiene que optar ante la duda,
¿menos malo será lo menos bueno
o al contrario, la confusión
nos llevará al peor de los senderos
de asno de Buridán?
Cerveza de verracos, floja y tibia.
Espectadores sementales
de un hórrido y tenaz
pacer de mieses vagarosas.

En busca de la zanja del desagüe
nos viene una tristeza subrepticia;
infinitesimal tragedia bufa.
Al calor del valor de la elección
la orquesta me devuelve ruido o ecos.
No encuentro la palabra aproximada,
el terco talismán, las nervaduras.

La gente que no fue, no será nunca
del cielo que adolece en las ventanas.
El asno es menos burro cuando canta,
el asno es una filfa, una engañifa,
se atreve a sofocar la inconsistencia,
quimérica noticia disfrazada
de crédulo pudor,
de curvas rectas
que cierran en un círculo cerrado.

Justifíqueme Dios de la ataraxia,
de no saber mentir las elecciones,
de jugarme la boca en cada frase,
si es que fuera pecado de soberbia
amar y equivocarse.

Me muevo por lo mudo incomprendida:
a tientas, en lo oscuro, fatalmente.
Me lío con Discépolos, gorriones,
con vándalos, pamplinas, antifaces,
con pasiones de tábano pesado
boqueando algunos versos sin remedio.

Mi mochila está ajada, manoseada,
raída por el caldo de cultivo
de un aforo que vive de un linaje
de hermeneutas de élite,
en minorías
selectas, pestilentes,
rectoras de moral de imperativos
del deber sojuzgado por la farsa.