jueves, 17 de junio de 2010

English Spoken

English Spoken.

Pero, no te preocupes, pichoncita.
Lo que oprime los clavos y los nidos
es el fracaso de la humildad.
La intolerancia.
A la orilla de ciertos límites
es difícil ser implacable.

Can you speak English?
Can’t you?


Los amores imposibles
se amontonan e impacientan,
te enseñan a pelear
por esa carta que nunca envidaste
y encontraste rengueando en tierra hostil.

Al cucurucho del helado
le cambiaron el nombre por barquillo.
Los barcos se inventaron para ir lejos,
como torpes aviones de oír de cerca
el murmullo de las camisetas sudorosas.

Cuesta ver un partido de tenis
Con su golpe seco a la pelota.
Sus redes, sus dobleces,
el saque, los botines,
nos evocan la tala de perpetuos
finales deportivos.

Necesitarás una sierra
para podar
tu árbol moribundo.
La Municipalidad prohíbe la poda voluntaria.

Tu árbol sentenciado:
tiene hojas por doquier,
demasiado ramaje,
pesadas primaveras,
bisbiseos.

A tu árbol mortecino
le sobran las palomas,
las lánguidas palabras.
Las raíces están a punto de escaparse,
rompiendo las veredas de tu calle.

Crucial momento en la historia de las podazones.
Religión de podas.

Tu cuarto se llena de horizontes y montañas,
de ríos cautelosos.

La poesía del hombre intoxicado
hiede
a estiércol de caballo de cartón
y yegua aprisionada
por espíritu de cuerpo.

Crucial momento en la historia de las religiones.
¿Podar o no podar?

That is the question.

Recemos por la Gloria de las hojas
de pétalos, cogollos y de páginas.
Recemos por el Arte de no hundirse
en las manos de Nadie,
mudos testigos que nunca han visto
matar a sus hermanos.

Podéis podar en paz.
En tres sets de ladrillo
o de película.

La alta costura
creará vestiditos con florcitas
del desfile triunfal de sus estufas
y carrozas de hielo y despertares,
se arrojarán al fuego de los humos
de chimeneas lastimadas.

Can you really speak English, sonny?
Can’t you?


Los herederos del reino te emplazan
a látigo violento,
a fiebre de ronquido,
con ladridos de perros y serpientes:

Fuck, fuck, fucking on Heaven’s door.

Y en un corte estarán de nuevo contra ustedes,
O sea, entre nosotros.

No cambies de canal.
My Space será Su Espacio.

Una pausa y volvemos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Abiertos para aclaraciones o correcciones en estudio, para uso exclusivo de la autora.
Si quieres enviar un correo electrónico o dejar tu comentario puedes hacerlo a la cuenta personal de Lucía, que aparece publicada en el perfil: luciangelicafolino@gmail.com.