miércoles, 9 de junio de 2010

Progne golondrina

Una
mañana te levantas y compruebas
que el techo es un prostíbulo sin fama
con palabras que nunca serán dichas,
con versos que jamás llegan a nada.
Advertirás que el ogro en los pasillos,
inmutable eremita, allí te aguarda,
rebusca en el espejo otras arrugas,
un cráneo deformado, una guitarra
maciza, corpulenta o enjutada.

Descubres el porqué de las masacres
ante el necio silencio de las tribus
que firman sus convenios con miradas.
Descubres y contrastas viceversas,
que el lingote alimenta sus vituallas,
que el pan que le procura el asesino
al torpe espectador estupefacto
está rancio y se huele con adverbios.

Aunque mientras la Progne golondrina,
limpidez, reverbero, dulcedumbre,
(les mentís porque el mundo a vos te miente)
más grazna el abejorro y no da abasto.
Rotación de los signos conque Octavio
sin Paz, porque la paz nos fue violada,
investía en banderas los disturbios
de embelecos que quieren ser poesía:
la realidad que ha sido mascarada.

¿Y por qué un comensal acartonado
me pide que me calle en una cumbre
de hierro, donde solo él y yo estamos
entre fuegos cruzados celestiales;
en luz y sombra de ruinosa nada
me infringe humillación bajo urundeles;
me frena con sus credos miserables
de socios que deciden el Destino,
caudillos ejemplares y furientes?

Más se da perdonando a quien te ofende,
en lugar de atracar su siesta enferma
con bombas y misiles de mazorca.
Erinas, las tres Furias desafiantes,
de cuando en cuando ganan sus medallas
de latón y apostrofan al tirano,
porque sí, porque Dios sabe lo que hace.

Irrecusables muertos nos preceden,
una mañana cuando al levantarte
compruebas con tus pruebas
que la intuición estaba de tu parte.
Te acusarán de vergonzantes rimas
o de híbrido motejo mezcalino;
te dirán que no sirves, que no puedes
(no podrás olvidarte de tu casta aborigen);
el barniz de sus ropas los avala;
tienen un cheque en blanco en el imperio,
su opinión es la doxa inmaculada.

¿Lucidez?
¿Quien necesita estrofas de alimento
si suscriben que el oro es la esperanza?
No hay condición que no profiera el bardo,
digno jornal, salario del recreo,
y una mañana, al fin, como decía
se devela la noche de los tiempos,
a sabiendas, cinérea y escarpada.

Tu júbilo es la lanza que los roe,
la lengua de punzantes mariposas
que gobiernan su ingrata oscuridad
y en lugar de luchar contra tu clase
-que pobre contra pobre es nuestro sino
y el presagio que auguran los que mandan-,
les dedicas un guiño, una sonrisa
y a la guerra que envíen a sus damas.

¿Será que somos indias mal nacidas
o brujas italianas rencorosas?
pues no obstante...
el poder se envenena,
se entumece y recula,
porque a la postre paga?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Abiertos para aclaraciones o correcciones en estudio, para uso exclusivo de la autora.
Si quieres enviar un correo electrónico o dejar tu comentario puedes hacerlo a la cuenta personal de Lucía, que aparece publicada en el perfil: luciangelicafolino@gmail.com.