miércoles, 6 de octubre de 2010

Plazo



Plazo


Somos inmortales.
Nuestro tiempo existencial
expira al nacer.
La fontana de los antepasados
humedece la espalda de la civilización,
pulsa el halo de la Historia
y se acalla rigurosa
en el diálogo final
de un plazo perentorio.

La aguja del reloj
se detendrá
con tu último latido,
y a pesar de todo,
los muertitos vestidos de blanco
nos darán la bienvenida en la terraza.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Abiertos para aclaraciones o correcciones en estudio, para uso exclusivo de la autora.
Si quieres enviar un correo electrónico o dejar tu comentario puedes hacerlo a la cuenta personal de Lucía, que aparece publicada en el perfil: luciangelicafolino@gmail.com.