domingo, 6 de noviembre de 2011

Pasillos eleusinos

En el fragoso borde del poema,
(el poema es la apuesta del amante)
un ángel se ha posado en su ventana,
y batiendo sus alas milagrosas
patinó en arenillas de la imprenta.

Lo que quiso decir pero no pudo,
sobornar, seducir,
cauterizar con hielo las heridas,
la diosa Creación se lo ha quitado
en las fiestas solemnes de la histeria.

Hubo una vez: la Ceres negra,
“una yegua con crines de dragones”,
(así reza la insulsa wikipedia)
que nos tiró del símbolo inconsciente,
aséptico el gruñido del relincho.

Tu amor era el misterio del estanque,
catastro de mis islas sicilianas,
antorcha que encendida de recuerdos
la nada proyectaba en los barriles
de Diógenes; de Ovidio en los arcanos.

Mi musa siempre fue a tiempo completo
el hombre que es la diva de escenarios
obsoletos, errantes con visado.
Don Gato y sus caifanes reversibles,
fuera del mundo.
Fuera.
Apuñalado

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Abiertos para aclaraciones o correcciones en estudio, para uso exclusivo de la autora.
Si quieres enviar un correo electrónico o dejar tu comentario puedes hacerlo a la cuenta personal de Lucía, que aparece publicada en el perfil: luciangelicafolino@gmail.com.