sábado, 1 de diciembre de 2012

Perjurio y perfidia


Perjurio  y perfidia.




En la cálida tarde de diciembre,
dos palabras siamesas,
dos quebrantos de fe
que  evitan el amor con ostracismos,
se instalan en mi cuarto y me persiguen.
Rara vez les escapo a las señales
que invitan a pensar con jeroglíficos.
Los símbolos son parte de la vida,
la humana condición del penitente.
Los símbolos son huellas del futuro
velado en la madeja de los tiempos modernos
de emblemas y caudales.
Perjurio y perfidia son dos pueblos,
dos patrias del ladrón y el asesino,
del juez y el condenado,
que en nombre de la Ley dictan sentencia.
Se arriman entre el mate y la memoria
y acceden a contar la vieja historia
del paso de Satán por este valle
de lágrimas tan viejas como el mundo.
Te invito a realizar experimentos
con los dedos pulsados como pinzas
en el canal del aire que rodea
la entrada a tus oídos.
Deslealtades odiosas y traiciones
nos chumban su ladrido como púas
en el aire cercano.
El derecho hemisferio se conmueve,
descubre sensaciones
venosas, casi eléctricas;
designando al autor del homicidio
a vuelo de paloma.
En el otro, el izquierdo,
pobrecito,
la duda se acompleja porque vive
el futuro en películas de cine,
y nota con fastidio de inexperto
que todo estaba escrito en las estrellas.
Si  empleas alternancias en los lados
que intentan descubrir lo misterioso,
los secretos  se vuelven relevantes,
te conviertes en sabio
y más te vale,
que devuelvas tu don al infinito.
La avaricia es hipócrita al decirte
que perjurio y perfidia son sinónimos
porque ambas son
como se sabe,
apostasías heridas por  la muerte,
que deja en su tendal
almas vacías.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Abiertos para aclaraciones o correcciones en estudio, para uso exclusivo de la autora.
Si quieres enviar un correo electrónico o dejar tu comentario puedes hacerlo a la cuenta personal de Lucía, que aparece publicada en el perfil: luciangelicafolino@gmail.com.