martes, 17 de diciembre de 2013

La guayaba

1-

“En medio del camino de mi vida”
dijo el Dante en un verso memorable,
decidí confrontar de modo afable
al puerco que engullía mi comida.

Primero, yo le di la bienvenida
y evité murmurar, para que hable
el rumiante gruñido detestable,
condenado en el punto de partida.

Permití que jugara su movida,
que esgrimiera su lengua como un sable,
que cortara mis alas insinuando

el nombre de una dama conmovida,
y superé el dolor insoportable
a Dios rogando y con el mazo dando.


2-

Y mientras el cerdito me hociqueaba
le canté las cuarenta en buen lunfardo,
me quité de la espalda un grueso fardo
con frescura de dulce de guayaba.

La guayaba es la fruta que pelaba
sin apuro ni pausa ni retardo.
Mimándolo agregué espinas al cardo
que el chancho por la orina supuraba.

Y así, con la experiencia fui alcanzando
el gusto por morder jamón del bueno:
El tonto animalito fue mi estreno.

El tiempo se nos fue desperdiciando
entre pullas y guerras como éstas:
Mis rimas de catorce son modestas.



Coda:
Ignoran mis reclamos. ¿Hasta cuándo?
Acaban con la paz, los aguafiestas.
¿Veintiocho? Pregunta en las encuestas.
Se abre mi  apetito ejercitando.

viernes, 29 de noviembre de 2013

Negrura

NEGRURA.


La palabra Negrura me persigue
y se aloja conmigo en cualquier sitio.
Ayer, mientras pedía un helado
de crema de kinotos al güiski
en el Freddo de Recoleta,
apareció de pronto a sentenciarme
con su oscuro discurso de la muerte.
“La diabetes es cosa peligrosa”.
Me explicó en  la  secuencia de su entrega.
“Colesterol. Obesidad mórbida. Tensiones.
te pueden provocar infarto múltiple”.
Lo de múltiple suena exagerado
pero Negrura  es así de contundente;
te quita la sonrisa y las ganas.
Te recuerda que hay chicos sin comida
mientras te estás zampando un regio postre.
Al rato, aparece en el despacho
en que envío los cables más urgentes
al dueño de la corpo, que me paga
por defender su inmenso patrimonio
de acciones en  la bolsa y propiedades
ociosas y suntuosas.
“Qué rima más pedante”,
indicó la Negrura violentada.
Y yo que no me callo ni ante el Rey de Babilonia
le ordené que saliera de mi vista
 porque estaba ocupada.
Después del after office de los viernes
me cité con mi amante taciturno
en un rincón brumoso de la Plaza
y otra vez, la siniestra volvió a verme
mentando que estoy grande para chistes
de novias con tocado y terciopelo,
y que el tipo en cuestión no me conviene
que es un tonto,  es casado o es un seco.
Decidí no escucharla. ¿Para qué?
Siempre arruina los mágicos momentos.
Y la noche duró toda la noche
en brazos de mi amor correspondido.
A la mañana siguiente,
o sea esta mañana,
yo quería dormir puesto que es sábado.
Negrura me esperaba para darme sus pésimas noticias:
Se suicidó un amigo muy querido,
con una nitidez predestinada.
El precio de la nafta,  por las nubes.
El Río de la Plata contamina de arsénico
y  azufre. El agua no será potable.   
Inflación y saqueos a la carta.
El gobierno corrupto de los Kirchner y oponentes:
La mismísima misma puta mafia.
Sentí que no podía respirar.
El sudor me corría por la frente.
Las fuerzas me flaqueaban.
Ella ofreció llamar a un médico de guardia,
no sin antes decirme
que el hospital público era un asco.
“Un ataque de pánico”, me diagnosticaba.                                                                               
La culpa es del helado de kinotos,
de tu amante,             
el stress,
la falta de gimnasia,
y la opacada  vida que llevamos
los empeñados en vivir felices
en la urbana ciudad de la Negrura.



lunes, 25 de noviembre de 2013

Cartapacios

Estamos hechos de tiempo y somos fosforitos 
igual que madreselvas al borde del camino, 
como colgados vivos en el absurdo espacio 
procurando elipses comerciales de fenicios 
en ciudades guardapolvos, en los desperdicios, 
buscando cartapacios, entre ratas y mitos.
Leyenda del existir, parábola de moda. 
Creencia del ayer, futuro que se exhuma 
en banquetes de un funeral que se perfuma 
de exóticas esencias aromadas de boda, 
sintiendo que la muerte temprana es inhumana, 
si se trata de olvidarnos de nuestro yo, en ritos.

Parécenos la tarde, como una encrucijada.
Añoramos la noche en cualquier regazo amante, 
y vamos encontrando pájaros en bandada, 
relictos por los vientos, perdidos como guantes 
en un jardín de infantes, ya sucios y harapientos 
rememorando el día que es peor que la andanada.


Estamos hechos de tiempo y somos fosforitos 
Igual que madreselvas al borde del camino, 
Como colgados vivimos en el absurdo espacio 
procurando elipses comerciales de fenicios 
en ciudades guardapolvos, en los desperdicios, 
buscando cartapacios, entre matas de mitos. 

Leyenda del existir, parábola de moda. 
Creencia del ayer, futuro que se exhuma 
en banquetes de un funeral que se perfuma 
de exóticas esencias aromadas de boda, 
sintiendo que la muerte temprana es inhumana, 
si se trata de olvidarnos de nuestro yo, en ritos. 


Parécenos la tarde, como una encrucijada 
Añoramos la noche en cualquier regazo amante, 
y vamos encontrando pájaros en bandada, 
Relictos por los vientos, perdidos como guantes 
en un jardín de infantes, ya sucios y harapientos 
rememorando el día que es peor que la andanada. 
---



domingo, 24 de noviembre de 2013

Mano verde de pez náufrago.

MANO VERDE DE PEZ NÁUFRAGO.


                                               A Tom Lupo , porque no es serio que un poeta se llame Tom Lupo,  a excepción de que conduzca por radio un programa para poetas desorientados, una hora antes de la madrugada.


       
Cultivar minimalismos es siempre un arte difícil.
Como la Jardinería.
Debes  tener  gran cuidado con hongos,
cochinillas, sequías y tormentas.
La mosca de la fruta
bien podría arruinar el estofado.
Hace unos días ocurrió un milagro.
Tom Lupo
tradujo el famoso verso: “Lavorare stanca”
y logró mejorarlo sustantivamente,
aunque en mérito a la verdad debiera decir
que la transformación fue verbal.
Tom dijo: “Cansar trabaja”.
Un día de éstos lo llamo y le pregunto
si la expresión fue un acto fallido y se le trabó la lengua,
o si fue una genialidad suya, nomás,
porque Tom,
vecchio Lupo di mare,
 la juega de humildito
 pero le provoca disimular
su mano verde de pez náufrago.

miércoles, 20 de noviembre de 2013

Perfume de jazmín

Perfume de jazmín

Las cosas que tú has visto 
y ya no ves
son sombras y palabras.

Perfume de jazmín
-solo él te inquieta-
con su vaga fragancia.

¿Dónde habrá una luz roja
en el camino,
que frene la distancia?

De repente el olvido
de la existencia
trueca tu voz en alma.

El poeta recorre superficies
con timidez
de duda inveterada.

Lu

martes, 19 de noviembre de 2013

Hoy mismo (un poema demasiado largo)

Hoy mismo.
En el día tercero de la semana cuarta,
el onceno mes del año dos mil trece D.C.,
17 horas después de la medianoche,
La Real Academia Española                     
anuncia en su Twitter, que ha ganado
el Premio Cervantes la señora:
Elena Poniatowska.
Claro que no agrega, como informa Wikipedia
y  reconoce la autora en entrevista con  Cala
(CNN en español, para que aprendan los siervos
quien manda y quien obedece),
que la oculta identidad de la mexicana,
cortesana de sus Reyes y eminencias es:
Hélène Elizabeth Louise Amélie Paula Dolores Poniatowska Amor,
hija del príncipe Jean Joseph Evremond Sperry Poniatowski,
descendiente de la familia del rey Estanislao II Poniatowski de Polonia—
y de María de los Dolores (Paula) Amor de Yturbe.
Hoy mismo,
después de saber que un país que amo con locura,
que me diera la lengua de mi afiebrada infancia,
un país
tan obsecuente y masónico,
reverencial  a las alcurnias, 
tan mediocre en su intelectualidad aburguesada,
con pretensión republicana,
pero colonialista,  al fin y al cabo,
un magnífico país de paisajes soñados,
discriminante y terco,
con dogmas insensatos,
repleto de personas buenas,
altivas aunque nobles,
un país primordial,                
enamorado de Argentina,
un país
que es más nuestro que el dulce de leche,
un país
al que llamamos Madre Patria,
y que nos duele ver  arrodillado a otra monarquía
cuya reina se cree la Reina Isabel,
y es la Jefa de su Iglesia,
mientras su ardiente hijo quiere ser el tampón de su amada,
demostrando su lado más erótico,
de fe pasional y romanticona,
el príncipe que ansía abdicar de variables y derivadas
para vivir en armoniosa compañía
con su eterna Camila,
sus hijos que son hijos de Diana,
la cazadora,
y  sus hermosos nietos,
montando animales  pura sangre,
en un grupito de  islas rodeadas de continentes,
con clases sociales conspicuas y tiránicas
como castas hindúes dominantes;
como les decía,
hoy mismo,
merced a esa feliz casualidad de la vida,
descubrí que la libertad
no es potencia de pobres amañados,
ni de cultos con silla numerada
en las aristocracias plebeyas.
La libertad se llama: "No me importa".
Leeré lo que me gusta.
Haré lo que me plazca.
Escribiré a mi modo.
La libertad se estira con la risa
que señala a los tontos del sistema
con orejas de burro
“de burro peruano en el Perú”
La libertad no calla ni murmura.
Se da el lujo de ser privilegiada,
por pertenecer a una estirpe de cruz roja,
con blasón de paz en los corazones;
y entiende bien por qué adulaba a Elenita
tanto necio que impone su criterio,
para bien de los consumidores
y beneficio rentable de sus negocios empresariales.
Hoy mismo,
está a la vista,
he renacido con palabras.
El mundo se refleja en mi ventana.
Las nubes blancas se agitan revolucionarias,
como si estuviera a punto de llover
y, sin embargo, sale el sol con nuevos bríos,
para tostar la piel de los enemigos de Palacio.
Los Borbones me adoran.
Merci beaucoup.
Los rabinos apuestan  a mi favor y en contra,
festejando cualquiera sea el resultado de la taba.
El Vaticano tiembla.
Las sectas y las mafias están sudando tinta
en legajos amortizados y expedientes secretos.
Francisco es argentino y jesuita.
O lo que es igual de opuesto por el vértice:
La máquina de Dios desacelera:
Quien quiera podrá ser, hoy mismo,
dueño del Futuro en el Pasado.






Avellaneda, 19-11-2013





jueves, 7 de noviembre de 2013

El laberinto de Wittgenstein o Wittgenstein y la ira

El laberinto de Wittgenstein
                                                                                              "El lenguaje es un laberinto de caminos. 
                                                                                               Entras por un lado y sabes dónde estás, 
                                                                                               llegas por otro lado al mismo sitio y ya
                                                                                               no sabes dónde estás". 





A estas alturas siente
haber extraviado la lengua maternal,
y estar en medio de un espléndido torbellino
de reptiles y ofidios domésticos.
Se ha vuelto cínico y estrafalario.
La impostura del arrogante lo visita.
Su irónica impostura.
La enlutada diarrea de su cólera nostras
frente a soberbias que reniegan de su pasado,
discurre como un murmullo eléctrico
la sórdida textura de arpillera
que provoca su ira escrupulosa.
Nostalgia del olvido. Dolor por el recuerdo.
Sobre un lirio blanco, su horizonte subtendido
deletrea el contorno de un amor evaporado,
contra toda evidencia, inapelable.
La voz ni siquiera acaricia tenue,
con malignidad cáustica,
la vieja despedida que retorna
en cada anochecer, como un suspiro,
al espejo resquebrajado en la memoria
del primer alarido originario.

sábado, 19 de octubre de 2013

De tal palo, tal astilla




De tal palo, tal astilla.
                                                A Roger Gilbert-Lecomte
             



De tal palo, tal astilla.
A Roger Gilbert-Lecomte


Avanzando, sin rodeos,
contra gajes del oficio,
como si fuera el río un insulto enmascarado,
vivo vaciando carteras
en el umbral renegado y maloliente
del diccionario porteño.
Tanta lluvia y sin paraguas.
Un cerveza, poca espuma,
amicísima como todas,
espera a su mecenas en el bar de la noche.
Merodean espasmos de la “Garza” Sosa,
aparecidos y testigos falsos, a sueldo del sistema.
Compromiso frugal.
Hablaré de lo obvio:
Del esqueleto fosforescente de las Catedrales
de Luján y de La Plata, que contrastan su belleza
con la de Avellaneda,
castillo de vitral adolescente.
Mi ciudad: suburbio impune
que un bólido disparatado
quiso rebautizar Barracas al Sur
Escarceos de un pejerrey
sepultado en una tumba de la Santa Cruz.
Atizaré las fogatas de los túneles redondos.
Compartiré leña podrida del calafate
y aceitunas a precio módico.
Octubre torrencial. Febrero sarraceno.
Habitantes del desierto:
Podemos seguir santificando beatas
Cheers, dear.
Evasores de la trama de los diablos rojos:
La atmósfera es clara.
Fin de la cita.
Holocausto de apertura inaccesible.
Poesía a pesar del Holocausto
para abrir los labios pegados del silencio.
Canillitas de "Zapatito blanco" con que la vecindad tropieza,
una vez y otra vez,
enredan y revuelven
con cucharas de plástico y servilletas de papel
el café de la mañana.
Topos y pincharratas en los periódicos matutinos.
Meandros del continente austral.
Ya ves tú, espectador de columnas vertebrales en decadencia:
Constelaciones prohibidas anuncian tu desdicha.
Si mientes no busques gramilla en pajareras vacías.
Tampoco surgen sinónimos para emular
la milonga del obrero olvidado en una jaula.
No quedan plumas del ruiseñor muerto in extremis.
No fabrican pararrayos que funcionen a pura energía eólica
ni resucitan viejos cuentos que contarnos
en tiempos del gran apagón universal.
Siquiera haya retórica que valga la pena.
Ortopedias para cubrir las fachadas no engendran al hijo pródigo.
¿Qué será un escaramujo? ¿Irá al galope?
¿Cuántos serán los caballos rondeños
que Machado se cargaba a las espaldas?
El rugoso caparazón de las tortugas
es la clave de los sueños linfáticos
que prueba la existencia del planeta divino.
El último mandamiento se cumple en el aeropuerto terrenal,
que cierra sus puertas definitivamente,
como una hojuela herida de bala,
que cae del árbol de una biblia incompleta.
Hay perfección en la magia de torvas precipitaciones.
La honestidad brutal es abuso de confianza en la tahona.
Un sobre blanco que llega por correo se ha convertido
en una titubeante invitación para la estafa final.
Help: De tal palo, tal astilla.
Solo las madres perdonan.
Difícil que un chancho vuele.









martes, 15 de octubre de 2013

endecas porque sí ... música vana

Lucía Angélica FOLINO dijo 



Yo me río en la cara de los necios, 

será que no han pagado aún los precios 

que adeudan por honor y precio justo, 

por tanto de sus ripios no me asusto. 




y si insisto en burlarme de sus musas 

porque el talento no perdona excusas 

lo truco en convicción y movimiento 

que es materia mejor: atrevimiento 




y motivo el enfado de asistentes 

que han demostrado ser poco eficientes 

ante el reclamo que les mando al ruedo 

en rimas que pergeño con denuedo. 




De más está decir, que los farsantes 

se agobian de mi reto comandante 

y encuentran en garitos la salida. 

Diréles que preparen grande huida 



porque un rescate que se acerca brusco 

les dejará la grey cual reino etrusco, 

sin cuero, exterminada y sin dinero, 

en tanto yo me vengo de usureros. 



En réplica a un febrero caluroso 

propago endecasíbalos ruidosos 

y encuentro en la alternancia con los dioses 

que quedan bien mentados mis adioses. 



Lamento que los diarios del mercado 

se vendan a impostores del aliado. 

a mafias de los nobles casquivanos 

que cantan en los pagos del villano 



del conde Romanoes y su nieta 

y hacen bromas con tintes de saeta 

en Asturias, Madrid o en Catalunya 

usando como púa de la alcurnia 



la trata de personas con sus tandas 

en el fútbol, la música y las bandas 

que venden en subastas arregladas 

ya que el público no reclama nada. 



En el cielo la estrella aventajada, 

que tiene en Cruz del Sur, bella morada, 

y de espaldas al Río de la Plata 

se burla de poetas y de ratas 



les pone en su lugar y los difama 

por cobardes negocios de su fama, 

y espera, porque espera hasta que cuadre, 

que llegue la Justicia y el buey ladre. 



Dije buey y no Rey porque es notorio 

que si hablara del Rey suene ilusorio 

que el nombre reivindiquen de profeta 

a una Negra estampada en Etiqueta. 



Montoneros, Sendero Luminoso, 

Subcomandante Marcos ominoso, 

a quitarse la máscara ridícula 

que sus actos parecen de película. 



Habiendo contestado con esmero 

me retiro a dormir. Voy con Homero 

a casar con Penélope, la fea. 

Los dejo sin gozar de esa Odisea. 



Me llevo mis jaquecas pues mis astros 

me ordenaron que oculte bien el rastro 

en coplas sin aliño y de camastro 

resguardando mis labios de alabastro. 



(Aprovecho y me quito algún padrastro 

de cutícula que truca a Fidel Castro).

domingo, 6 de octubre de 2013

San Andrés Teixido

SAN ANDRÉS DO CABO DO MUNDO. 





A mi abuelo nacido en Calabria, que lleva el nombre del Apóstol que pidió a Dios un lugar en el mundo para ser recordado : Andrés Folino 

"A San Andrés de Teixido vai de morto o que non foi de vivo." Refrán popular gallego. 



Quien quisiera expulsar el odio fétido, 
velozmente, 
por su agria visión del fiero animal que lo circunda, 
cual aluvión del árido y banal 
tumor enmohecido, 
prehistórico, 
que cerca con diez y un mandamientos 
la noche religiosa del diluvio, 
deberá dejar su lado esencial 
en un ciempiés de ovillos, 
con su elección carnal, decapitada. 
Es natural 
presagiar variedad de libertades, 
y no obstante, hay 
un nivel de portento en los temblores 
que en la fiesta de San Andrés escrutan 
sus juergas olímpicas aguardando 
el 13 de diciembre de Lucía, 
Santa de Siracusa, por testigo. 
Las piedras hablarán durante el Juicio Final 
de los finales anteriores. 
Inmolado el Verbo en Patrás, 
tierra de Grecia, accedo a una sospecha: 
¿Sucumben al infierno donde irán de muertos, 
quienes no peregrinen con sus velas 
de abolición del rango imperialista, 
manchado de violencias engañosas y estafas laudatorias? 
Humedad del Cantar de los Cantares: 
Los limoneros sutiles, darán jugo 
en las cuatro estaciones del Abismo, 
de plural rebelión con Cruz de Malta. 
Mirador que no cumpla su promesa, 
reencarnará algún día como un sapo, 
una culebra celta, un bicharraco 
o una lagartija escamada en bronce. 
Es decir, su adopción a la ponzoña. 
Pescador de joyería de plata. 
Delta de un Nilo truhanesco. 
Estatuas con vestigios de reinos del pasado. 
Magna Alejandría: 
La oscura esclavitud que liberaste 
fue nave en el naufragio de mi fauna. 
Biblioteca del Faro inmaterial. 
Las diosas del Museo, que su funesta 
derrota inmensurable han percibido, 
hoy viven lagrimeando por los blasones quedos 
del árbol de la Fe y de la Sabiduría. 
Las tinieblas están pobladas de escombros. 

miércoles, 2 de octubre de 2013

El bogavante

Del libro Cruzamientos y Aspavientos



EL BOGAVANTE

Como un crustáceo
apareado en las batientes del mar encrespado,
el dueño de la linterna mágica
juzga sagrado su utensilio similar al boscaje abominable.
Los cascabeles andrajosos
campanillean desde una pianola mestiza.
¿Qué nereida profanará al güelfo
ungido capitán de los denostados océanos personales?


domingo, 29 de septiembre de 2013

Amor en la era digital -amores tecno-

AMOR EN LA ERA DIGITAL



Vivo en un punto alejado de la city
Mi estado es un misterio 
incluso para mí.
Por tu culpa,
Por mi culpa
Me confiscarán el celu,
Por tu culpa
Por mi culpa
Te denuncian en la red.
Por tu culpa
Por mi culpa
Impondrán satisfacciones
que no apagarán la sed.
Por tu culpa
por mi culpa
tendrás que bajar del muro,
tendré que pagar seguro,
por mi culpa
te lo juro
tendrás que volver a ser:
un nuevo experimento
monógamo del viento.
Por tu culpa
Por mi culpa
porque no te quiero ver.

viernes, 27 de septiembre de 2013

El tiempo es redundante

El tiempo es redundante (rock and roll)











El tiempo es redundante e inexacto.
Le dije entre acto y acto:
La inglesita romántica era yo.
La Glenda en cueros,
en el desayuno de la pasión.
Belleza ven:
Hagamos gran impacto.
Mándame un pasaje de avión
y volaré a tus brazos,
a romper en (mil) pedazos
este odioso rock and roll
sin ton ni son.
Con Cortázar y demases,
los Beatles y sus compases,
la niña mala se deschavetó.
Corococó co co co có.
Si quieres…
Si quieres lascivia sin condón
cuenta el cuento del corazón.
Un día de éstos lo verás:
me pondré una minifalda, y
con mis piernas en tu espalda
despertarás
Mándame un pasaje de avión…
y volaré a tus brazos,
a romper en MIL pedazos
este odioso rock and roll
sin compasión.

lunes, 23 de septiembre de 2013

Blindaje (corregido)

Blindaje

Como vivo y trabajo en un suburbio,
nadie se asombraría si dijese
que mi oficio es pintar,
abrir caminos,
litigar en procesos ambiciosos,
ser crítica de cine o vendedora.
Mas nunca les confieso: Soy poeta.
Soy Ángel. Soy Mesías. La  brújula del Sol.
Confucio versus Nostradamus.
Sería ese panfleto categórico
un transparente sello de locura,
un gesto de arrogancia innecesario en boca del idiota,
y el tiempo les daría la razón para evitarme.

En cambio, hay que decirles
una simple verdad incuestionable.

La idea orbita en el papel,
casi un espectador llorando en un concierto ajeno,
mutada en un paisaje inapropiado
en rostro del lector de maravillas,
-podría ser mi tímido vecino,
la amiga de tu abuela, un barrendero-.
En el cuento de hadas
se descubre que en paralelo existe
un universo ausente al despistado
que mira el mundo desde las ventanas.

Y entonces…
sucede el milagroso encuentro
de la tinta seca de los excluidos
con el fervor vital
de quien tan vivo como vos
construye muros,
extrae sangre en los laboratorios
los lunes de 8 a 10 de la mañana
o diseña el suntuoso vestido de casamiento
que hará feliz a la madre de la novia embarazada.

La pertinaz neblina urbana indulta en carnavales,
fingimientos y cáscaras de aforo.