sábado, 19 de octubre de 2013

De tal palo, tal astilla




De tal palo, tal astilla.
                                                A Roger Gilbert-Lecomte
             



De tal palo, tal astilla.
A Roger Gilbert-Lecomte


Avanzando, sin rodeos,
contra gajes del oficio,
como si fuera el río un insulto enmascarado,
vivo vaciando carteras
en el umbral renegado y maloliente
del diccionario porteño.
Tanta lluvia y sin paraguas.
Un cerveza, poca espuma,
amicísima como todas,
espera a su mecenas en el bar de la noche.
Merodean espasmos de la “Garza” Sosa,
aparecidos y testigos falsos, a sueldo del sistema.
Compromiso frugal.
Hablaré de lo obvio:
Del esqueleto fosforescente de las Catedrales
de Luján y de La Plata, que contrastan su belleza
con la de Avellaneda,
castillo de vitral adolescente.
Mi ciudad: suburbio impune
que un bólido disparatado
quiso rebautizar Barracas al Sur
Escarceos de un pejerrey
sepultado en una tumba de la Santa Cruz.
Atizaré las fogatas de los túneles redondos.
Compartiré leña podrida del calafate
y aceitunas a precio módico.
Octubre torrencial. Febrero sarraceno.
Habitantes del desierto:
Podemos seguir santificando beatas
Cheers, dear.
Evasores de la trama de los diablos rojos:
La atmósfera es clara.
Fin de la cita.
Holocausto de apertura inaccesible.
Poesía a pesar del Holocausto
para abrir los labios pegados del silencio.
Canillitas de "Zapatito blanco" con que la vecindad tropieza,
una vez y otra vez,
enredan y revuelven
con cucharas de plástico y servilletas de papel
el café de la mañana.
Topos y pincharratas en los periódicos matutinos.
Meandros del continente austral.
Ya ves tú, espectador de columnas vertebrales en decadencia:
Constelaciones prohibidas anuncian tu desdicha.
Si mientes no busques gramilla en pajareras vacías.
Tampoco surgen sinónimos para emular
la milonga del obrero olvidado en una jaula.
No quedan plumas del ruiseñor muerto in extremis.
No fabrican pararrayos que funcionen a pura energía eólica
ni resucitan viejos cuentos que contarnos
en tiempos del gran apagón universal.
Siquiera haya retórica que valga la pena.
Ortopedias para cubrir las fachadas no engendran al hijo pródigo.
¿Qué será un escaramujo? ¿Irá al galope?
¿Cuántos serán los caballos rondeños
que Machado se cargaba a las espaldas?
El rugoso caparazón de las tortugas
es la clave de los sueños linfáticos
que prueba la existencia del planeta divino.
El último mandamiento se cumple en el aeropuerto terrenal,
que cierra sus puertas definitivamente,
como una hojuela herida de bala,
que cae del árbol de una biblia incompleta.
Hay perfección en la magia de torvas precipitaciones.
La honestidad brutal es abuso de confianza en la tahona.
Un sobre blanco que llega por correo se ha convertido
en una titubeante invitación para la estafa final.
Help: De tal palo, tal astilla.
Solo las madres perdonan.
Difícil que un chancho vuele.









martes, 15 de octubre de 2013

endecas porque sí ... música vana

Lucía Angélica FOLINO dijo 



Yo me río en la cara de los necios, 

será que no han pagado aún los precios 

que adeudan por honor y precio justo, 

por tanto de sus ripios no me asusto. 




y si insisto en burlarme de sus musas 

porque el talento no perdona excusas 

lo truco en convicción y movimiento 

que es materia mejor: atrevimiento 




y motivo el enfado de asistentes 

que han demostrado ser poco eficientes 

ante el reclamo que les mando al ruedo 

en rimas que pergeño con denuedo. 




De más está decir, que los farsantes 

se agobian de mi reto comandante 

y encuentran en garitos la salida. 

Diréles que preparen grande huida 



porque un rescate que se acerca brusco 

les dejará la grey cual reino etrusco, 

sin cuero, exterminada y sin dinero, 

en tanto yo me vengo de usureros. 



En réplica a un febrero caluroso 

propago endecasíbalos ruidosos 

y encuentro en la alternancia con los dioses 

que quedan bien mentados mis adioses. 



Lamento que los diarios del mercado 

se vendan a impostores del aliado. 

a mafias de los nobles casquivanos 

que cantan en los pagos del villano 



del conde Romanoes y su nieta 

y hacen bromas con tintes de saeta 

en Asturias, Madrid o en Catalunya 

usando como púa de la alcurnia 



la trata de personas con sus tandas 

en el fútbol, la música y las bandas 

que venden en subastas arregladas 

ya que el público no reclama nada. 



En el cielo la estrella aventajada, 

que tiene en Cruz del Sur, bella morada, 

y de espaldas al Río de la Plata 

se burla de poetas y de ratas 



les pone en su lugar y los difama 

por cobardes negocios de su fama, 

y espera, porque espera hasta que cuadre, 

que llegue la Justicia y el buey ladre. 



Dije buey y no Rey porque es notorio 

que si hablara del Rey suene ilusorio 

que el nombre reivindiquen de profeta 

a una Negra estampada en Etiqueta. 



Montoneros, Sendero Luminoso, 

Subcomandante Marcos ominoso, 

a quitarse la máscara ridícula 

que sus actos parecen de película. 



Habiendo contestado con esmero 

me retiro a dormir. Voy con Homero 

a casar con Penélope, la fea. 

Los dejo sin gozar de esa Odisea. 



Me llevo mis jaquecas pues mis astros 

me ordenaron que oculte bien el rastro 

en coplas sin aliño y de camastro 

resguardando mis labios de alabastro. 



(Aprovecho y me quito algún padrastro 

de cutícula que truca a Fidel Castro).

domingo, 6 de octubre de 2013

San Andrés Teixido

SAN ANDRÉS DO CABO DO MUNDO. 





A mi abuelo nacido en Calabria, que lleva el nombre del Apóstol que pidió a Dios un lugar en el mundo para ser recordado : Andrés Folino 

"A San Andrés de Teixido vai de morto o que non foi de vivo." Refrán popular gallego. 



Quien quisiera expulsar el odio fétido, 
velozmente, 
por su agria visión del fiero animal que lo circunda, 
cual aluvión del árido y banal 
tumor enmohecido, 
prehistórico, 
que cerca con diez y un mandamientos 
la noche religiosa del diluvio, 
deberá dejar su lado esencial 
en un ciempiés de ovillos, 
con su elección carnal, decapitada. 
Es natural 
presagiar variedad de libertades, 
y no obstante, hay 
un nivel de portento en los temblores 
que en la fiesta de San Andrés escrutan 
sus juergas olímpicas aguardando 
el 13 de diciembre de Lucía, 
Santa de Siracusa, por testigo. 
Las piedras hablarán durante el Juicio Final 
de los finales anteriores. 
Inmolado el Verbo en Patrás, 
tierra de Grecia, accedo a una sospecha: 
¿Sucumben al infierno donde irán de muertos, 
quienes no peregrinen con sus velas 
de abolición del rango imperialista, 
manchado de violencias engañosas y estafas laudatorias? 
Humedad del Cantar de los Cantares: 
Los limoneros sutiles, darán jugo 
en las cuatro estaciones del Abismo, 
de plural rebelión con Cruz de Malta. 
Mirador que no cumpla su promesa, 
reencarnará algún día como un sapo, 
una culebra celta, un bicharraco 
o una lagartija escamada en bronce. 
Es decir, su adopción a la ponzoña. 
Pescador de joyería de plata. 
Delta de un Nilo truhanesco. 
Estatuas con vestigios de reinos del pasado. 
Magna Alejandría: 
La oscura esclavitud que liberaste 
fue nave en el naufragio de mi fauna. 
Biblioteca del Faro inmaterial. 
Las diosas del Museo, que su funesta 
derrota inmensurable han percibido, 
hoy viven lagrimeando por los blasones quedos 
del árbol de la Fe y de la Sabiduría. 
Las tinieblas están pobladas de escombros. 

miércoles, 2 de octubre de 2013

El bogavante

Del libro Cruzamientos y Aspavientos



EL BOGAVANTE

Como un crustáceo
apareado en las batientes del mar encrespado,
el dueño de la linterna mágica
juzga sagrado su utensilio similar al boscaje abominable.
Los cascabeles andrajosos
campanillean desde una pianola mestiza.
¿Qué nereida profanará al güelfo
ungido capitán de los denostados océanos personales?