jueves, 7 de noviembre de 2013

El laberinto de Wittgenstein o Wittgenstein y la ira

El laberinto de Wittgenstein
                                                                                              "El lenguaje es un laberinto de caminos. 
                                                                                               Entras por un lado y sabes dónde estás, 
                                                                                               llegas por otro lado al mismo sitio y ya
                                                                                               no sabes dónde estás". 





A estas alturas siente
haber extraviado la lengua maternal,
y estar en medio de un espléndido torbellino
de reptiles y ofidios domésticos.
Se ha vuelto cínico y estrafalario.
La impostura del arrogante lo visita.
Su irónica impostura.
La enlutada diarrea de su cólera nostras
frente a soberbias que reniegan de su pasado,
discurre como un murmullo eléctrico
la sórdida textura de arpillera
que provoca su ira escrupulosa.
Nostalgia del olvido. Dolor por el recuerdo.
Sobre un lirio blanco, su horizonte subtendido
deletrea el contorno de un amor evaporado,
contra toda evidencia, inapelable.
La voz ni siquiera acaricia tenue,
con malignidad cáustica,
la vieja despedida que retorna
en cada anochecer, como un suspiro,
al espejo resquebrajado en la memoria
del primer alarido originario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Abiertos para aclaraciones o correcciones en estudio, para uso exclusivo de la autora.
Si quieres enviar un correo electrónico o dejar tu comentario puedes hacerlo a la cuenta personal de Lucía, que aparece publicada en el perfil: luciangelicafolino@gmail.com.