martes, 18 de febrero de 2014

La lluvia mana por la canaleta



La lluvia mana por la canaleta,


la nieve se derrite en los portales,


me toman de rehén los manantiales


de Atocha, con Cibeles de probeta.






Discurso oscuro de vulgar esteta:


mil sueños con palabras celestiales.


Me despiertan con eco las señales


del silbido amoroso de poeta.






Crece la enredadera de vagones


en los andenes del ferrocarril.


Apura el desamor la triste rueda






redonda, de secuaces polizones


manchados por el lodo, sol febril,


y agoniza un candil en la vereda.

lunes, 17 de febrero de 2014

Hombres sin Dios (antes denominado Culpables)

A qué no arrastras a los mortales corazones, impía sed del oro?
Virgilio.


Israel, violenta y anárquica en la fe
es un poema sin Dios.Gaza (agazapada) en su venganza de intifadas
es un poema sin Dios.
Uganda, bajo holocaustos de guerrilla indiferente
es un poema sin Dios.
La muerte estalla en las comisuras
de un terror impiadoso, incandescente:
Los infiernos tiranos que van a dar a la mar.
La tierra prometida sin promesas.
¿Dónde nos será dado encontrar la paz
si cada día se apaga,
en una suerte de música de orquesta interrumpida,
el sonido de millares de plegarias,
templadas al calor de vanas oraciones de poetas
que han cruzado información silenciosa
con hormigas y búhos en secreto?
Mis colegas
reemplazarán con falso pudor
la voz del escenario;
tal sacrílegos heraldos nihilistas
ornarán sus liras acaudaladas 
con encargos de génesis de castas.
Herejes por opción de conveniencia
del rey de monarquías nauseabundas
cantarán su dolor como juglares
amancebados a la rancia nobleza de una estirpe;
abrumando con ayes de apariencias mentidas
la sanguina del mundo
irán timando
la inocente mirada del no nato
campeón de mediaciones macedónicas.
Supongo, en forma retroactiva,
sin permiso en el disenso,
que saben que matar es un pecado.
Supongo, que no importa,
que obedecen
a una sed insalvable y decadente,
bruno afán peligroso de altas cumbres,
del dictado de ángeles caídos.
Supongo, ¿cómo he de decirlo sin iracundia?
que su hastío les demanda
emergencia de fama y de conquista,
un éxito de henchidas billeteras
que los prevenga del frío del invierno.
A esos jueces penales los declaro culpables.

Culpables de omisión y abatimiento.
Culpables de callar lo que aún ignoran.
Culpables de saber lo que han prohibido.
Culpables de sembrar adivinanza
en la cruda certeza de los ritos.
Culpables de los duelos, de las bombas,
Culpables del resumen
de misterios ateos, indigentes,
bajo llave.
Culpables por la rabia a toda vela
que embiste
en la hecatombe de sábados calientes
(de furia matan las perras).
Culpables de la Muerte que fue Vida.
Culpables
de arrollar con sus potros caballares
y sus cábalas de tonto jeroglífico
la mansa incertidumbre de los santos.

Lu

sábado, 15 de febrero de 2014

El conjunto es menos que la suma de las partes

El conjunto es menos que la suma de las partes, 
la historia mucho más que los vanos recuerdos, 
contradicciones torpes que afrontan dos espectros 
y un silencio que estalla, amenaza este martes. 


Compositor de urgencias, cantante que repartes 
entidades complejas a labios casi muertos, 
miembro de la academia, sinónimo de verbos, 
perdurable polémico, pastor de Bellas Artes. 


Burguesía industrial, que armoniza las clases, 
amenaza real en la lucha de obreros, 
empresario de izquierda con discursos severos, 
burlón de fuerzas vivas, apóstol de ultrajes. 


Semáforos en rojo, que frenan las señales 
de gallitos ladrones, sospechados tinteros, 
morena a raja tabla de leones quinteros, 
sintetizan submundos de mentiras formales.

viernes, 7 de febrero de 2014

Griegos y romanas

Como un borracho que entra sigiloso
al bar donde lo esperan sus colegas,
víctimas de ebriedad desesperada,
entró tu corazón por una puerta
al centro de mi noche independiente.
Tal vez, te pareciera ser obra de Dioniso
querer enamorarte
de una fría vestal con pies de plomo.
Yo sé que resultaba alucinante
que de golpe dijera:
“Hay cuarteles de invierno en los instintos”.
Te cubro con total indiferencia
de besos a distancia.
Mi esperanza fue rota hace milenios.
El mito nos separa.


martes, 4 de febrero de 2014

Hombre (26 versos)

Hombre tatuado en la espalda,
el síntoma indefinible
en transverberación mundana.
Báscula por terciopelo,
suplicio de piel arcaica.
Susceptible, susceptible
Máscara en relieve báquico,
rebosamiento y botana.
Exánime cabildeo.
Barniz de perfil acuático:
Mar y ajo, tierra y mimbre,
Catedral de unción de alas
contra tornados de viento.


Te debía estas estrofas,
aguda sal de las pampas,
Equinoccio de compases
al compás de pez y raya,
cifrada en occidentales
equívocos de la infamia.
Licor de gustos exóticos
en el bar de los vocablos.
Salud, verdad, par con cielo,
musical juego entusiasta,
Colibrí al revés, machete,
compañero  compañero,
Alud de los epigramas.










Un sucedáneo de mi poema Mujer.