sábado, 3 de mayo de 2014

Dylan o Sabina?







En el bar de la esquina,
compartiendo la noche con autores,
indeciso entre Dylan y Sabina,
destripo mis rencores.


Estos poemas también son míos:

(parodiando a Joaquín S.)

Mi música.

1.

Aprendí de Bob Dylan que golpeando
en las puertas del cielo hay otra vida,
de Sinatra admití que andar cantando
my way era un camino de subida.

De amigos que se van y cortesanas
aprendí por Brassens y por Piazzola,
de mi primo del alma que las nanas
se lloran con cebolla en la pianola.

De Lennon, imagino que all the people
se sentara a pispear en mi escalera,
de Cohen lo que sé y de cualquiera

la palabra canalla, timo y nipple.
Los Rollings me dijeron que el dinero
de Satán te convierte en Caballero.



2.

De Miguel de Molina y la Dolores
que el flamenco es mi sangre de enfisema,
desde niña Pastori a Antonio Flores
esculpí un mausoleo al mismo tema.

De mi Paco Martín que a la Pantoja
un toro la dejó viudita y rica,
telarañas en red, pues se me antoja
que soy el soberano de Malpica.

Y dicen las gentes de mala lengua
que cuando tu calle me ven rondar
la copla cuenta que hay Andalucía

en esta canción de versos sin mengua.
Nuevo lunes díscolo de avatar:
Sigo siendo el Rey don Juan por un día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Abiertos para aclaraciones o correcciones en estudio, para uso exclusivo de la autora.
Si quieres enviar un correo electrónico o dejar tu comentario puedes hacerlo a la cuenta personal de Lucía, que aparece publicada en el perfil: luciangelicafolino@gmail.com.