jueves, 12 de junio de 2014

El croquis frutal de la aurora

Por ocultar desfachateces
se hicieron cargo del exterminio y de la risa,
mientras clamaban mutis por el foro
y cerraban el pico.
Se aliaron a las grillas poderosas
aunque vieran  llover tras las ventanas.

Ahora es lo que queda:
el destello de una defensa
y la certeza de que se actúa
bajo amortiguadas convicciones,
y no para pagar el costo atávico,
porque no hay que cambiar de camiseta
y saltar a tierra firme,
ni siquiera cuando el barco
se está hundiendo,
mojada su epidermis por la tormenta cadavérica.

El pueblo necesita guías,
líderes,
espíritus que los lleven a la gloria.
Volvamos a dibujar el mundo
con crayones de niño en kindergarten,
Ya ves. Me siento fuerte
cuando te tengo al lado,
rozando tu mano señorial
el croquis frutal de la aurora.
Si la propiedad no existe
me pido vivir en la mansión,
no en la choza.
Si  hay un amor que existe
cabe en esta gotera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Abiertos para aclaraciones o correcciones en estudio, para uso exclusivo de la autora.
Si quieres enviar un correo electrónico o dejar tu comentario puedes hacerlo a la cuenta personal de Lucía, que aparece publicada en el perfil: luciangelicafolino@gmail.com.