jueves, 21 de agosto de 2014

Ballenas azules

BALLENAS AZULES.
Yo estaba apoyada y azul
en el umbral azul de la ventana azul.
Pasaste con marcha veloz
y me miraste, descaradamente,
los pechos azules, por el frío azul de un enero azul.
Con un dedo anaranjado y acusador
me señalabas inquieto
y el perfume de tus azahares redobló su apuesta
lúbrica, lúdica, lujuriosa
para tu luna azul en la ventana azul.
Descerebrado- grité con voz patitiesa,
Ya era azul y verde y tarde.
Insensatos y felices como cretinos
apretamos el énfasis del morbo,
que amarilleando el rojizo porvenir
volvió a dar vueltas por el intestino grueso,
con su tráfago cadencioso
e imprevisible.
La continuidad de las especies
abrió su boca sedienta
de colores complementarios
postergando viejas paletas artificiales
de otros umbrales,
otros azules,
otros naranjos,
otros desnudos del alma.
Cadáveres apocalípticos o
cuentos de hadas.
Varita mágica de los sentidos:
mi tal por cual encontró la Primavera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Abiertos para aclaraciones o correcciones en estudio, para uso exclusivo de la autora.
Si quieres enviar un correo electrónico o dejar tu comentario puedes hacerlo a la cuenta personal de Lucía, que aparece publicada en el perfil: luciangelicafolino@gmail.com.