martes, 12 de agosto de 2014

Cine, matemáticas y cartón pintado

CINE, MATEMÁTICAS Y CARTÓN PINTADO.


Los personajes estelares, 
los secundarios, 
los protagonistas con aliento a menta fresca 
y el director de la película 
curado de espanto. 
La luz del acomodador bien enfocada, 
el vestuario suntuoso, 
una escenografía eròtica de cartón pintado. 

¿Cómo siguió la vida del tipo ese, 
amigo de los amigos, 
a quien le dio el ataque de epilepsia en Barcelona? 
(La memoria es infiel con el celuloide). 

Es fácil estudiar los teoremas con hipótesis, 
toda curva elíptica no es sino una forma modular 
enmascarada, 
tesis y demostración, 
demostración y síntesis,
cuando ya los explicó el profesor de matemáticas.
Conjeturas, 
ecuaciones modulares y elípticas; 
pero la vida no sigue el guion 
aunque el productor se irrite 
o enfatice la pesquisa 
y la tardanza cueste una abrumadora fortuna 
de dudoso origen,
y la repetida cara de un actor
de Hollywood.

De chica tenía la manía de adelantarme 
a responder a los enunciados 
de Arquímedes y Tales de Mileto, 
-tales eran mis aficiones-,
antes de escuchar las explicaciones oficiales 
de la cátedra,
y me atormentaba la imposibilidad de Fermat 
-que se hizo milagrosamente posible, 
mal que les pese a muchos-: 
Lo único posible es lo imposible

Mejor, todavía, 
fue detectar quien era el asesino 
en los cuentos de Doyle, 
engarzando sus especulaciones y aventuras. 

En el cine 
me aburría mucho en la silla 
que presentía mi temor a la oscuridad. 
Bueno... también hay personas 
que nunca en su vida apreciaron 
la belleza de la geometría, 
de los números imaginarios con verdades irresolutas, 
ni del más elemental de los modos de factoreo. 
Encienden una linterna 
y se dejan llevar por manifiestos 
árabes o las tropelías 
de la China comunista 
revolcándose ante la pantalla ajena, 
y sanseacabó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Abiertos para aclaraciones o correcciones en estudio, para uso exclusivo de la autora.
Si quieres enviar un correo electrónico o dejar tu comentario puedes hacerlo a la cuenta personal de Lucía, que aparece publicada en el perfil: luciangelicafolino@gmail.com.