martes, 12 de agosto de 2014

Necrológicas

NECROLÓGICAS.

Levantó la cabeza el andrajoso
y supo del alcohol el desatino.
Llorándole a la luna su destino
rodó la sangre del altar glorioso.

Su boca se encendió con el sabroso
recuerdo del pasado peregrino.
Calmaba su ansiedad con agrio vino
para aplacar el fraude vergonzoso.

Con Linda las mociones se esfumaron
Igual que golondrinas en otoño,
Y así, las lenguas vivas confirmaron

que vendría el castigo al matrimonio.
Obseso como estaba en la defensa
no vio su necrológica en la prensa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Abiertos para aclaraciones o correcciones en estudio, para uso exclusivo de la autora.
Si quieres enviar un correo electrónico o dejar tu comentario puedes hacerlo a la cuenta personal de Lucía, que aparece publicada en el perfil: luciangelicafolino@gmail.com.