martes, 12 de agosto de 2014

Pequeño poema repentista y versión soneto

Necesito respuestas, no preguntas. 
¿Por qué no demorarse en lo evidente? 
Penosa España por las cuatro puntas, 
árbol yerto, desván del siglo veinte, 
¿cuántas vidas en ti yacen difuntas? 
¿Y por qué no detienes a esa gente? 
¿No ves cómo se van en estampida, 
los hijos de la década perdida?


Que muera el destino



Necesito respuestas, no preguntas.
¿Por qué no demorarse en lo evidente?
Prometo de tu vida estar pendiente
y ahuyentar del entorno malas juntas.

Motivos no nos faltan. Si me adjuntas
las ganas de querer; si de repente,
te avienes a morar como la gente,
el cielo se abrirá por cuatro puntas.

Persigo un idealismo clandestino,
al ritmo de arropar el desconcierto.
Me escapo de tu amor, y me despierto

calcando el horizonte serpentino.
Es "Que muera el destino", en exclusiva,
la música que elijo, estando viva.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Abiertos para aclaraciones o correcciones en estudio, para uso exclusivo de la autora.
Si quieres enviar un correo electrónico o dejar tu comentario puedes hacerlo a la cuenta personal de Lucía, que aparece publicada en el perfil: luciangelicafolino@gmail.com.