martes, 12 de agosto de 2014

Soneto desalineado (año 2005)

Cuando creí conocer tus secretos, 
desenvainé los lustres de mi espada 
y caí presurosa, apresurada 
en la trampa mortal de tus decretos. 

Mas, quiso el sino , milagros concretos, 
dispensar venganza a la enamorada. 
Harto por soledad en tu morada, 
tejió telarañas en vericuetos. 

Porque los que se niegan al amor 
viven la eternidad como un ahora, 
acogotan las notas del dolor, 

son novios fieles de las naderías 
que el asesino de pasión demora 
en aprisionar mieles de los días.
---

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Abiertos para aclaraciones o correcciones en estudio, para uso exclusivo de la autora.
Si quieres enviar un correo electrónico o dejar tu comentario puedes hacerlo a la cuenta personal de Lucía, que aparece publicada en el perfil: luciangelicafolino@gmail.com.