martes, 12 de agosto de 2014

Un soneto de amor, por si las moscas

Un soneto de amor, por si las moscas...





El tedio y el rencor se desparejan.
Los besos que abrasaron nuestro idilio
no pueden condenarnos al exilio.
O cedes tú, mi amor, o no despejan

los fríos nubarrones que nos dejan
una acre desazón. Te pido auxilio:
envíame calor a domicilio,
calma las ansiedades que me aquejan.


Tus labios son el huerto de mi cielo;
el hábito es la cruz y la condena;
revoca mi dolor, púnzame el hielo;


acércate a mi falda nazarena.
Maltrecha está mi pena, mi alma en celo.
Vuelve a rodar sobre mi lengua obscena.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Abiertos para aclaraciones o correcciones en estudio, para uso exclusivo de la autora.
Si quieres enviar un correo electrónico o dejar tu comentario puedes hacerlo a la cuenta personal de Lucía, que aparece publicada en el perfil: luciangelicafolino@gmail.com.