sábado, 15 de noviembre de 2014

La espera valió la pena

La espera valió la pena

La espera valió la pena.
He intentado abandonarte.
No he podido.
He suplicado que me dejes.
No lo hiciste.
¿Valió la pena la espera?
Espera significa incertidumbre.
¿Fue un acto irreverente de mi parte
echarle un anzuelo al pez imposible?
No hubo planes estratégicos ni tantas corolas como espinas.
Me dejé llevar por el primer impulso y acerté.
El instinto es más sabio que la razón.
He recogido mucho más de lo que hubiera sospechado
bajo el puente que tendía tu prisión a mi jardín.
Estuvo bien, a veces, vivir el paso a paso.
Nunca fue fácil convencerme de abandonar utópicos amores.
Ya conoces a esta mujer que habita en una nube.
¿Podemos vernos mañana?
Todo el amor cabe en una carta
que vuela por los cielos, en Aerolíneas Argentinas.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Abiertos para aclaraciones o correcciones en estudio, para uso exclusivo de la autora.
Si quieres enviar un correo electrónico o dejar tu comentario puedes hacerlo a la cuenta personal de Lucía, que aparece publicada en el perfil: luciangelicafolino@gmail.com.