miércoles, 19 de noviembre de 2014

Reconstrucción






El poema apuesta a que Dios, 
lejos de estar en la Palabra, es Palabra.
Sea Palabra y Resurrección.
                                 En nuestras vidas terrenales la noción divina resulta una espiga de humo.

                                    La gente pelea para imponer a su  propio "dios" como el verdadero. 
Del otro lado, sin embargo, habrá  el mismo para todos.
 En el absoluto DIOS.
Ni nubes ni torrentes.
                                      ni politeísmos que insuflan religiosidad a la Luna o al Sol, 
                      ni monoteísmos  ni Zeus, ni Yavhe, ni Cristo, ni Buda, 
ni alcurnia, ni personificados con alas.
Son estas las imágenes que necesitamos como seres humanos 
para consagrar algo que escapa a toda lógica 
y por las que inventamos adjetivos que apresen la idea, sin éxito alguno. 

                                                   Dios existe en el no comprender su existencia.
                                                                      Su más allá cercano.
 Definirlo es imposible.
Afirmar su negación como verdad absoluta, intolerable.

                                                                           ¡Qué vergüenza! 
Los poemas no deben explicarse. 
                                            Tu lectura siempre será la justa, porque es tuya. 
                                                      Subvertir para la reconstrucción. 
Al menos, lo intentamos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Abiertos para aclaraciones o correcciones en estudio, para uso exclusivo de la autora.
Si quieres enviar un correo electrónico o dejar tu comentario puedes hacerlo a la cuenta personal de Lucía, que aparece publicada en el perfil: luciangelicafolino@gmail.com.