domingo, 17 de mayo de 2015

Capítulo: Absurdidades // Prestaciones de la evidencia //


  
Capítulo: absurdidades
1.-

Vacilar de sombras la tierra
abrir una puerta
y echar a volar
como un zorzal asustado.


2.-

Pintar con el insomnio
las manos que
dibujen tu retrato.


3.-

Viraje inapropiable
de labios secos
entre luz y pantano.


4.-

Propalar
retóricas remotas
y abstenerse.

5.-

Zurrar al papagayo:
ave
pez
planta
víbora
charlatán
o
denunciador

6.-

En el cielo azul
hay un martillo
en el martillo
una corona
en la corona
una caída.

Momentito.
Aquí no ha pasado nada.






 Prestaciones de la evidencia.


A medida que avanza
retrocede,
horada la memoria
con sus frágiles huesos
repetidos,
astillados de gris espuma.
Pequeña
alegoría
de la riada tumefacta.
Ancha avenida de cenizas.
Avalancha.
Surco durmiente de la nave oscura,
reptante
soplo detenido.

*** 

Tropezar con
el martillo
cuando ya no hay dolor.
Evitarlo.

Saltar la cuerda tensa
que alivia
la venganza.

Barrer la suciedad
de barro y humo.

Instante de una dicha
resbalosa.
A solas y sin sed.

*** 
Los ojos irritados.
la boca seca,
el pelo árido de bálsamos
insinuados contra el viento.

Descubro el movimiento
de las llamas.
Me atrevo.
Me atrevo.
Tal vez, me atreva.
a enfrentar las llamas.


*** 


Fiesta del padre.

Hay una cicatriz
en el rasguño

Una lava petrificada
en la tristeza
del último día.

Procedencias
que arriban de un destello.

Inmaculados signos
del vapor ausente
que regresa a aprender
de la disección de los cometas.

***


Examen de la partida.
Sigiloso.
Cabal.

Circunstancias menudas:
Matices perceptibles
en dosis discordantes.

Democracia de papel de diario
agitando sus brazos fláccidos,
inconsistentes,
forzando el resultado
caprichosamente.

Larga vista que niega
los controles caóticos,
miserable escritura del destino.

Miniaturas que progresan.
Pierden  libertad.
Mutaciones templadas
por la espada silenciosa.


Balas invisibles.
Asesinos sueltos.



***

Ambición de tenerte.
Ganas de poseerte.
Mirada inquieta.
Hastío.

Plataformas del río turbio
abatidas
como madres trabajadoras.

¿Quedan pistas por descubrir?
La soledad es un hito importuno.

Piedras negras.
Arenas negras.
Palomas negras.

***


















No hay comentarios:

Publicar un comentario

Abiertos para aclaraciones o correcciones en estudio, para uso exclusivo de la autora.
Si quieres enviar un correo electrónico o dejar tu comentario puedes hacerlo a la cuenta personal de Lucía, que aparece publicada en el perfil: luciangelicafolino@gmail.com.