domingo, 31 de mayo de 2015

El mar

El mar esconde los miedos del alma,
y enciende las hogueras del veneno,
anuda las pasiones en su calma
de verdugo obsceno.


El mar enluta al amante bueno,
victima al invitado de las fiestas
se prenda de belleza de lo ajeno,
y se empalma con estrofas funestas.


Sufre y da alegorías indigestas
permite cirugías con las manos,
instaura la locura de modestas
excusas de verdosos inhumanos.


Es el Bestiario
estatutario.
Estuario del vikingo,
marido del indigno,
estrafalario.


Caprichoso de olas,
insignes caracolas
que devuelven audaces
los versos más locuaces
del llanto de las solas.
---

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Abiertos para aclaraciones o correcciones en estudio, para uso exclusivo de la autora.
Si quieres enviar un correo electrónico o dejar tu comentario puedes hacerlo a la cuenta personal de Lucía, que aparece publicada en el perfil: luciangelicafolino@gmail.com.