domingo, 31 de mayo de 2015

El sillón del terapeuta

Esto es como el sillón del terapeuta.

Uno puede contar todo y desahogarse,
o contar hasta diez y atorarse:

La púrpura noche de tus ojos grises,
empuñan y arroban dorados matices.

La irónica risa de tus improperios,
sepultan a ciegas, cualquier cementerio.

La gloria se encierra, en colmena, mi afán
envuelve la prosa en papel celofán.

Las rosas, las risas, las rusas y razas
Me erizan y abrasan.
Y rezan.

En trizas me enrizan, me rozan, me arrasan,
cuando tú te fumas diecinueve habanos
suena un son cubano.

Las musas que cantan canciones de singles,
crisálidas pálidas de San Barbazul
nos hacen cosquillas como tantos jingles
aunque sean cálidas con el son so cool.

Los vasos que abusan de besos obtusos,
son agudos llanos de tus equiláteros,
triángulos planos de un montón de usos,
para dos amantes en el cuadrilátero.
(de Box)

A Voz en vos.




Se acabaron los 45 minutos.
¿Cuánto le debo?
---

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Abiertos para aclaraciones o correcciones en estudio, para uso exclusivo de la autora.
Si quieres enviar un correo electrónico o dejar tu comentario puedes hacerlo a la cuenta personal de Lucía, que aparece publicada en el perfil: luciangelicafolino@gmail.com.