domingo, 31 de mayo de 2015

Escrito con seudónimo (Rocío M.O)

Oh, compañero del metal
y de la histeria.
Pero, ¿a qué te refieres con eso
de que nada es lo que parece?

Te haces el listillo
inventando personajes
para amar a una mueca de papel
y ríos de sangre congelada.

Sin embargo,
nos está llegando el agua al cuello.
Empezaron a culparnos
por la crisis
y el desmadre.

Dentro de poco,
a la vela y al vendaval,
nos caerán encima
elefantes alemanes
y negros franceses
reclamando el pan vuestro
de cada día.
Se van a vengar
(¿qué duda cabe?)
de nuestra suficiencia
y no perdonarán el silencio fétido.

Pobrecito mi padre.
Qué poco que le queda
para que lo destierren
definitivamente
de la vida pública
y se quede completamente solo,
apelando a falsos amigos a sueldo,
que le provocarán suicidarse.

Esta vez no fallará como le ha sucedido
antes de tiempo
---

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Abiertos para aclaraciones o correcciones en estudio, para uso exclusivo de la autora.
Si quieres enviar un correo electrónico o dejar tu comentario puedes hacerlo a la cuenta personal de Lucía, que aparece publicada en el perfil: luciangelicafolino@gmail.com.