domingo, 3 de mayo de 2015

No man is an island

Ningún hombre es una isla.
No man is an island
John Donne.









Reclamo una lectura
reminiscente del fuego huracanado
como principio y fin de la conciencia,
y preguntó por qué la soledad en la vigilia
se hace eterna
si encuentro una mirada en ciertos sueños
que no son pesadillas ni metáforas,
que marcan que mi ser es diferente
en cada madrugada acontecida
con bella nitidez en mis entrañas.

Descubrir al amante es esa vida
que tiene poco y nada de ficticia,
allí donde se mueren las palabras
y viven los fantasmas conflictivos
dejando dulce aroma a despedida
violenta, impertinente,
original de avenimiento en vagas direcciones.
La mañana del día de mañana
será el amanecer de un nuevo estilo,
un viraje secreto hacia la sábana,
destinada a negar la realidad,
poniéndola entre cuerdas imposibles.

Allí me está esperando,
sorprendida y febril, la desmemoria
del viento y del pasado omnipresente.
Ver no es fácil, tal vez, nunca se sabe.
Seduce la locura los infiernos.
En la tarde anterior yo me propongo
continuar mi existencia sin argucias,
en visiones creadas por la mente
tensada por prejuicios de retórica.
No es casual que anteanoche haya vivido
de mi historia el romance más buscado,
una vez que aprendiera a intuir de cerca
que nada hay verdadero en este mundo.
---




El último poema después del último que escribí.
Lu

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Abiertos para aclaraciones o correcciones en estudio, para uso exclusivo de la autora.
Si quieres enviar un correo electrónico o dejar tu comentario puedes hacerlo a la cuenta personal de Lucía, que aparece publicada en el perfil: luciangelicafolino@gmail.com.