sábado, 31 de octubre de 2015

Siete poemas de la ausencia (para Andrés Martino) -que son doce






Siete  poemas de la ausencia y nuevas invocaciones.



1
Suya

Haber sido alguna vez suya,                                      
es haberlo sido para siempre.

(2 versos)



2
Bambalinas

Te cito en mi memoria y te recuerdo
entre las  bambalinas del pasado,
con toda claridad ante las sombras.

No sé si es posible acariciar un río,
y sin embargo,
su huella blanda,
su profundo cauce,
ocupan la pantalla de mi mente.

También sé
que te evoco en mi memoria
y la distancia huele a sed mojada.


(11 versos)

3

El nido del zorzal


Hay un nido en el árbol de la calle
de un zorzal que escapó de su refugio
dejando  su reclamo a la intemperie.

Silbaba con pasión
cuando nosotros lo espiábamos
señalando su rojo vientre
de secretos clandestinos.

No quiero hacer metáforas avaras
ni quiero compararte con el ave
que abandonó su casa.
Espero tu regreso hasta la vuelta.

Nunca has sido la amante del invierno
y tus alas buscaron un sol nuevo.              


(13 versos)

4

Aunque no leas


Te escribo aunque no leas estas líneas,
porque debo decirte algunas cosas:

El tiempo no alcanzó para reproches
muy justos de tu parte:

Fui  ingrata,
un pato del montón,
tal vez, un poco infiel de pensamiento,
una egoísta.

Pero,
quiero contarte y que lo sepas:

Hoy regué las macetas del balcón,
acomodé la ropa al volver de la oficina
y saqué la bolsita de basura
en donde tiré, por costumbre,
el papel que cuelgo con imanes,
que reza como un mantra:
“Al fin, volviste”,
seguido por el nombre que te puse
en la intimidad de nuestro dormitorio.

Mañana, volveré a pegar otro en la heladera,
por si llegás  antes que yo.
Querido mía,
no he cambiado las llaves de la entrada.

Date prisa, por Dios,
y que así sea.

(25 versos)

5

Vanidad absurda/ Al poema 


Te hablo con una vanidad absurda
como si fuera el héroe de una guerra,
el  artista laureado,  omnipotente;
el Apolo mellizo de Artemisa,
el jefe de las Musas del Olimpo,
con mi cítara gastada de poesía.

Te canto con fulgor en la mirada,
con el hálito de voz que aún me queda,
y busco tu simpleza entre las sábanas
del sitio donde estés acontecida/o.
Porque el viento es testigo del deseo
y nunca olvidarás que fui tu azogue.

(12 versos)

6

Esperando un imposible


Ay, Madre de todos los cuentos:
dame tu pueril consolación
para persuadir al /a  la ausente.

Ay, Mitos de campanas que aúllan:
resuenen con la fuerza de los carceleros
llamándola/o por novena vez.

Ay, Señor de la Literatura:
devuélveme a mi  amada/o
perdida/o en la tiniebla.

Ay, Lector de nimiedades:
Perdón por mi desafuero
y ampárame,
de la imperturbable inconsciencia
de quien espera un imposible.

(15 versos)

7
Realidades brutales


No despiertes del sueño.
La realidad es tan brutal
que exige amnesia. 



(3 versos)




8

Dentro/fuera

Rompo los candados
sin esfuerzo
y me encierro
por dentro de mi mismo/a
(como hago cada día)
con afán de olvidarte.

El rocío primaveral
clausuró
el trastero solitario
dejándome afuera de mi herida;
y comenzó el verano
a quemar nuestras pieles desolladas.




12 versos 



9.

Afluencias

Recalar en  la orilla
con el pie firme
de los que ignoran
que el camino
está  sembrado de afluencias.


(5 versos)


10
La estricta fortaleza


Dime qué estricta fortaleza
ha dejado tu esencia en mi alma rota.
Abrumado/a,
perdido en soledades,
semejante a un perro viejo
a punto de morir sin tu presencia.
Almas gemelas pueden derribarnos
y dejar su oquedad en los pasillos
de una casa vacía de personas
donde habitan espectros y fantasmas.


(11 versos)


11

Ya no soy/ya no eres 

Ya no eres la mujer/el hombre que amaré
toda la vida.
Me he fugado en el juego de los pases
del arte expresionista de tus cuadros.
La distancia es como era antes de quererte:
una promesa incumplida.
El sitio descampado donde moran
las ausencias
que  subastan en noches deformadas
instintos de bohemia principiante.


(10 versos)



12

Mensaje en un contestador.

-Hola. Soy yo.
No estoy aquí pero deja tu mensaje.
Responderé cuando vuelva del desgarro
que provocó tu pérdida agresiva.
Intenta contactarme en otro tiempo
porque sé que no eres quien espero.








Siete  poemas de la ausencia y nuevas invocaciones.
1
Suya
Haber sido alguna vez suya,                                      
es haberlo sido para siempre.





3

El nido del zorzal

Hay un nido en el árbol de la calle
de un zorzal que escapó de su refugio
dejando  su reclamo a la intemperie.

Silbaba con pasión
cuando nosotros lo espiábamos
señalando su rojo vientre
de secretos clandestinos.

No quiero hacer metáforas avaras
ni quiero compararte con el ave
que abandonó su casa.
Espero tu regreso hasta la vuelta.
Nunca has sido el amante del invierno
y tus alas buscaron un sol nuevo.              


6
Esperando un imposible

Ay, Madre de todos los cuentos:
dame tu pueril consolación
para persuadir al ausente.
Ay, Mitos de campanas que aúllan:
resuenen con la fuerza de los carceleros
llamándolo por novena vez.
Ay, Señor de la Literatura:
devuélveme a mi  amado
perdido en la tiniebla.

Ay, Lector de nimiedades:
Perdón por mi desafuero
y ampárame,
ante la  imperturbable inconsciencia
de quien espera un imposible.


7
Realidades brutales

No despiertes del sueño.
La realidad es tan brutal
que exige amnesia. 

8

Dentro/fuera
Rompo los candados
sin esfuerzo
y me encierro
por dentro de mi misma
(como hago cada día)
con afán de olvidarte.

El rocío primaveral
clausuró
el trastero solitario
dejándome afuera de mi herida;
y comenzó el verano
a quemar nuestras pieles desolladas.


9.
Afluencias

Recalar en  la orilla
con el pie firme
de los que ignoran
que el camino
está  sembrado de afluencias.

10
La estricta fortaleza
Dime qué estricta fortaleza
ha dejado tu esencia en mi alma rota.
Abrumada,
perdido en soledades,
semejante a un perro viejo
a punto de morir sin tu presencia.
Almas gemelas pueden derribarnos
y dejar su oquedad en los pasillos
de una casa vacía de personas
donde habitan espectros y fantasmas.

11

Ya no soy/ya no eres 
Poesía.
Ya no eres la mujer que amaré
toda la vida.
Me he fugado en el juego de los pases
del arte expresionista de tus cuadros.
La distancia es como era antes de seguirte:
una promesa incumplida.
El sitio descampado donde moran
las ausencias
que  subastan en noches deformadas
instintos de bohemia principiante.

12
Mensaje en un contestador.

-Hola. Soy yo.
No estoy aquí pero deja tu mensaje.
Responderé cuando vuelva del desgarro
que provocó tu pérdida agresiva.
Intenta contactarme en otro tiempo
porque sé que no eres quien espero.







domingo, 4 de octubre de 2015

rimas curiosas

Ejercicio de rimas para editoriales de poemas micro.

Si escriben una verso por hoja ya tienen el libro completo, para la venta:


(Modalidad muy usada hoy día)


Se nutre la realidad
con emociones profundas,
con cantos de hispanidad
en oraciones fecundas.

Más vale no te confundas:
No es caprichosa ni ciega,
No miente por cobardía
ni obedece a un dictador.

Aquí me pongo, Señor,
la estrella de tu amnistía,
perdono a aquel que nos niega,
quien nos burla o examina.

Con máscara veraniega
y tentáculos que aprietan,
casi nunca nos respetan
y la levedad los pliega.

Me asombra que mi Argentina,
tenga rigores de axiomas,
que apenas parecen bromas
con el afán de incordiar.

Vuelvan todos a jugar,
como chicos de vereda
por relámpagos tocados,
y canciones de alegría

Son los dueños del condado
con sus enjambres de seda…
y serán la rebeldía
del camino que les queda.

La vida rueda que rueda.
"Hoy puede ser un gran día"
si se termina la veda.
Ay, lo que yo pagaría

por los premios y castigos
para amigos y enemigos
de la dialéctica absurda
su tam tam es cosa burda.


Lo invisible tiene estética:
Que olviden hombre y mujer
los disturbios del Poder.
Nuestra subitánea ética

se acostumbra a la locura,
Sucede en las desmesura.
No es dietética fonética.
Es poética segura.






Y así...

viernes, 2 de octubre de 2015

Las paradojas NO EXISTEN.

Les quiero decir a los estudiosos matemáticos, filosóficos y científicos que las paradojas NO EXISTEN.

Utilizo para esta afirmación taxativa la misma congruencia literaria que de la que echan mano para explicar la NO EXISTENCIA DE DIOS.

Tengo otros motivos para afirmarlo, y es que me ocupé de irlas resolviendo y en general encontré que siempre estaba frente a un problema de planteo y no de solución.

(Próximamente, libro con 8968 páginas publicados en 707 tomos semanales explicando este concepto).

Gracias.