martes, 27 de diciembre de 2016

roedores y otros poemas herméticos

1.-

Laberinto

En el laberinto oculto de los roedores
apareció
milagrosamente
una camelia roja
pero las fecundas ratas
no creyeron en dioses
y se la comieron.


2.-
Igüal que
algunos diálogos
inconclusos
                           hemos abandonado
las huestes del /


3.-
Tras el rumor
de la planicie matutina
un cosmos
de motores desvelados
gira
sin nombrarte.

4.-


Tu boca,
-esa verdad
de lluvia insistente-
atravesando
una cáscara de naranja
en los recovecos
de la respiración conyugal.


5.-
Genealogía inversa.

Hokusai:
El horizonte no nos ve.

La embriaguez de lo pintado,
herida de muerte.






6.-

La realidad
                              se desvanece

                                                          en las tinieblas.

Somos peces
                                                                     queriendo desovar
                                                                    
 en el agua turbia.

Hay una continuidad de clarinada
en los espejos
de destrucción masiva.

7.-

Rescatado del mar
fue Juez de la Nación.

Desde el recuerdo
sumergido bajo las  olas,
indultaba a  tiburones y pirañas
y se alimentaba de crustáceos y cornalitos.
8.-

Nosotros decimos
                                   Ustedes
Ustedes dicen
                                   Vosotros
Nosotros decimos
                                  Hacerse la rata
Ustedes dicen
                                  Hacer novillos
Nosotros decimos
                                  Coger
Ustedes dicen
                                  Follar
Nosotros decimos
                                   Cagar aceite/ cagar fuego 
Ustedes dicen
                                  Cagando leches
Nosotros decimos
                                   Echando putas
Ustedes dicen
                                   A toda hostia


                                   Aunque otros digan a todo chancho y  apretar cachetes
los hispanoparlantes se entienden bastante bien cuando transan, atracan,  se magrean o echan mano, es decir, por no decir que hacemos el amor en nuestro propio idioma.



9

Olisquea el aroma del café
frente al mercado de pulgas.
Camina junto a mi maestro
comparte su vino,
desecha el deseo
y deja de pensar en el café.



10.

Que el agua que bebas
no sea la fuente de donde brota
sino el agua que bebas.


11.
Cuando estés triste,
canta.
Cuando te sientas agobiado,
escribe.
Cuando tengas miedo,
reza.
Cuanto estés contento,
llora.
Cuando estés aburrido
dale de comer al hambriento.

Solo en la creatividad ociosa
del pensamiento
hallarás  paz y felicidad.

12

El camino es el punto de partida
en tu viaje hacia la muerte.

Si tu corazón anhela
conquistar a Dios,
transítalo con optimismo,
arrojando semillas a ambos márgenes,
para que tus tataranietos puedan gozar  
del paisaje arbolado
que ahora te acompaña.


13
MODERNOS MIDAS.

El extraño caso del Rey Midas
que todo lo que tocaba
convertía en oro
no sirvió en absoluto
de enseñanza a banqueros y usureros
que cuando quieran beber
agua fresca del grifo
solo encontrarán lingotes
en su caños dorados.
Su liquidez financiera
ya no será líquida
ni siquiera gaseosa.
Tendrá la solidez de la estatua.

14.
MEDITACIÓN

Hora de borrar las palabras escritas;
de olvidar el lenguaje oral;
de volverse sordo a los ruidos guturales;
de perder la conciencia y renacer,
para ganar conciencia.
Dentro de nuestros corazones
y con nuestra mente clara hallaremos
la gran sabiduría.






Dios


Que no te puedo ver y me persigues;
que no sé dónde estás, pero te encuentro;
que migras desde afuera al epicentro;
que faltas con aviso a quien tú sigues.

Dios:
Que espero solo amarte. No me obligues
a odiar la fuerza que se arraiga dentro.
Permíteme exhibir desde mi centro
milicias poderosas que coaligues.

Dios
Que brindas tu consuelo al no creyente,
absuelves pecador y mercenario.
Tu sabia decisión es nuestra fuente.
Tu suplicio los nudos del rosario.

Dios:
Porque apareces y huyes de la gente,
indulta a los herejes del calvario.

sábado, 17 de diciembre de 2016

8 poemas de diciembre

1.-
En el laberinto oculto de los roedores
apareció
milagrosamente
una camelia roja
pero las fecundas ratas
no creyeron en dioses
y se la comieron.


2.-
Igüal  al que
algunos diálogos
inconclusos
                           hemos abandonado
las huestes del /


3.-
Tras el rumor
de la planicie matutina
un cosmos
de motores desvelados
gira
sin nombrarte.

4.-


Tu boca,
-esa verdad
de lluvia insistente-
atravesando
una cáscara de naranja
en los recovecos
de la respiración conyugal.


5.-
Genealogía inversa.

Hokusai:
El horizonte no nos ve.

La embriaguez de lo pintado,
herida de muerte.






6.-

La realidad
                              se desvanece

                                                          en las tinieblas.

Somos peces
                                                                     queriendo desovar
                                                                    
 en el agua turbia.

Hay una continuidad de clarinada
en los espejos
de destrucción masiva.


7.-

Rescatado del mar
fue Juez de la Nación.

Desde el recuerdo
sumergido bajo las  olas,
indultaba a  tiburones y pirañas
y se alimentaba de crustáceos y cornalitos.


8.-

Nosotros decimos
                                  Ustedes
Ustedes dicen
                                  Vosotros
Nosotros decimos
                                  Hacerse la rata
Ustedes dicen
                                  Hacer novillos
Nosotros decimos
                                  Coger
Ustedes dicen
                                  Follar
Nosotros decimos
                                  Cagar aceite
Ustedes dicen
                                  Cagando leches
Nosotros decimos
                                  Echando putas
Ustedes dicen
                                  A toda hostia

Aunque otros digan a todo chancho apretar cachetes

los hispanoparlantes se entienden bastante bien cuando transan, atracan,  se magrean o echan mano, es decir, por no decir que hacemos el amor en nuestro propio idioma.

jueves, 15 de diciembre de 2016

nuevas invocaciones de la ausencia /herméticos

1.- En la potencia desnuda de la noche
caben los párpados sellados por la noche.
La noche que viene, susurra y huye.



2.-

El soplo de la forma
                                            se deshace.

Cae en terreno baldío su osamenta.

La forma muere idea cuando deja de ser sombra.


3.-
Ofrece tu limosna al rico para que se confíe y fortalezca.  
                   
                    Solo él sabrá provocar  con ella la revolución que nunca llega.

                            El dinero es su debilidad. La tuya, debería ser la astucia.

4.-
La vida como un charco de agüita clara
                              se tiñe de lodo si la toqueteas demasiado.
Deja a las lluvias hacer su trabajo.



6.-
Los ruidos molestos en el desierto
                              son música para los médanos.
No juzgues a los ruidos por su incapacidad de ser mudez.



7.-
El eco del silencio de lo que no puede ser dicho
                                es la transustanciación del pan y el vino/
                                                                                             su sacramento.


8.-

Si apresuras el camino hasta llegar a la orilla,
                                 la orilla quedará más cerca de tu última cena.
Aunque tu última cena
                                 la hayas tenido cuando fuiste abandonado
                                                                                        por el amor de tu vida, en otra vida.


9.-

El árbol de la abundancia reverdece el poema.
Suelta sus riendas,
espuma horizontes.
El árbol de la sequía robustece el poema.
lo perturba
y construye su telaraña.

El árbol de la historia mata el poema.
                                                     Aquellos que se amaron
son sus testigos predilectos y
forjadores de su desaparición.



10
Los enunciados de la lluvia,
     las notas del relámpago,
          los lenguajes del accidente
                     el sermón del silencio,
no son sino herejías,
                                      añaden palabra
                                                         a la ausencia de sentido de la ausencia.



11.-
Pronunciar el nombre correcto del resplandor
o equivocarse la sílaba que lo precede avergonzado
briznas de hierba, nomás,  en tu cama funeraria.


12.-
Cuando veas un gladiolo
no te espantes,
solía ser
una flor simbólica para los enamorados.
Cuando veas un enamorado
no te espantes,
solía ser

un hombre que amaba los gladiolos. 

miércoles, 14 de diciembre de 2016

Matinal de diciembre



MATINAL DE DICIEMBRE.

A Hans Magnus Enzensoerger quien dedica el poema Casa aislada a Günter Eich, donde aparece el primer verso


Cuando me despierto
-casi siempre antes de las 8-
lo primero que aparece es el catarro,
las flemas, los ojos legañosos,
la cara hinchada por dormir mal
y sola.
No veo
nieves sulfurosas y brillantes,
mares embravecidos,
flébiles pájaros que conjuguen el verso
y la atención lírica.
Apenas un par de árboles verdes
recogen sus copas sobre las tejas del primer piso.
Veo conductores de autos lujosos que depositan a los hijos
en la escuela privada de mi barrio
y chicos de impecables uniformes
que marchan al colegio como al suplicio matutino.
Un señor serio cada tanto da recomendaciones:

“No vayas a tirar el envoltorio del alfajor al suelo.”
“Las botellitas de plástico deber ir al cesto de No reciclables”.
Veo madres apuradas, rezando para que
no falte la maestra de grado.

Mientras sigo haciendo gárgaras,
poniéndome gotas y tomando píldoras 
(para calmar la alergia, el stress,
y favorecer la buena circulación de mis arterias)
escucho a través de la ventana
–sin curiosidad sino por el volumen alto del diálogo-
a un padre explicarle a su niño
 cómo fabricar una pelota de trapo perfecta
para ganar el concurso anual.
La hija mayor (no más de doce años) lo llamó “sexista”
y siguió hablando por su móvil con la madre que aparentemente
estaba trabajando en EE UU, por un viaje gerencial.
El papá sonrió con dulzura: “Dale un beso de mi parte”
“Decile que, por favor, regrese pronto.”
La chica era contestaría y rebelde.
¿Y por qué no la llamás vos, viejo? No soy tu empleada, le reprochó.
“En la madrugada, cuando la cama esté gélida sin su presencia, lo haré.
No hace falta que me agredas.  
Ahora tengo que seguir asesorando a tu hermanito
sobre cómo hacer una pelota de trapo.
¿No notaste la carita de tristeza que tiene?”

Mis molestias matutinas se aclaran poquito a poco.
Es tiempo de agradecer a Dios, a las vírgenes,
y a los santos evangelios,
a los libros sagrados del Corán y el Viejo Testamento,
a Amon Ra, a Zeus y Gea, a los poetas paganos y a los filósofos zen,
al chico que atentamente seguía las instrucciones de su papá,
al papá que con su amorosidad amortiguaba la ausencia forzosa de la madre,
a la hija que luchará por los derechos de las mujeres,
cuando sea su tiempo,
aunque todavía tenga mucho que aprender
sobre la delectación de la convivencia,
en fin, dedicarles una oración a cada uno de ellos,
 a los fresnos, a los cables enmarañados,
a los automóviles lustrosos,
y agradecerles
el don de la vida y la esperanza
por la vida que nos queda por vivir.
Sin olvidar hacer el saludo al Sol, tampoco sea cuestión
que se ofendan los creadores de los cultos orientales.

sábado, 10 de diciembre de 2016

“Lo dejo a tu criterio”




“Lo dejo a tu criterio”

Chisporrotear, lo que se dice chisporrotear,
ella chisporroteaba poco.
Lo había hecho antes la guerra, pero ahora elegía el jardín.
Su cuerpo no fulguraba embriones con aspecto de lozanía.
Sus jaleas no iban a cambiar el equilibrio del sistema.
La memoria guardaba un éxodo.  
Casi nada tomaba al pie de la letra.
Cuando entornaba los ojos se veía muy mayor
comparada con higueras o sequoias.
La infancia era un espejismo.
La juventud florida, un tórrido recuerdo ambivalente.
Su tronco estaba preparado para que su apellido
se grabara en las rocas,
que guardan las huellas de tantos olvidados
que dejaron caer su peso sobre la tierra.
Y sin embargo,
la dócil casualidad jugó sus cartas eternas.
A lo hecho pecho.
Su estridente obsesión quedaba a salvo.

lunes, 5 de diciembre de 2016

6 poemas en prosa

El otro, el uno 


El otro, hombre o mujer, siempre muerto, obedece las órdenes y cumple sus deberes y mandatos. El uno, que era yo, su ángel de la guarda, no actuó de modo inocente. Antes de que aquel pudiera comprender el crimen que  cometiera, ahogó su libertad y la vistió de negro. 

El otro, hombre o mujer, siempre muerto, es el salvador de la humanidad. Cuando quiero resucitarlo cambio su copa divina por una cruz y lo elijo como excusa.  


El suicida


El otro, hombre o mujer, siempre muerto, amenaza con suicidarse. Su contradicción teje la red de tráfico por el que pululan las arañas fracasadas y los héroes desnudos. 

El otro, hombre o mujer, siempre muerto, está vivo en el secreto de unas cartas de amor, encontradas por casualidad en una biblioteca desdeñada de una casa que ya no existe sino en fotos color sepia del pasado remoto.

El otro, hombre o mujer, siempre muerto, se manifiesta desde el principio en un bello fantasma, en una rosa deshojada o en una claridad final que vino a intimar con nuestra melancolía. 


Los inmortales 

El otro, hombre o mujer, siempre muerto, tiempo y circunstancia, pasión y odio, es inmortal como el del nombre de la vocal que desconozco. 

El otro, hombre o mujer, siempre muerto, trae una noticia oscura. El otro, hombre o mujer, es el mensajero que contempla asombrado la alegría  y con su noche cerrada baña el río y nos anuncia la sombra.

El otro, hombre o mujer, siempre muerto, está a la vuelta de la esquina, contando cuentos, haciendo bromas, cosechando frutas de dorado dulzor en la pradera u hongos venenosos al pie de la montaña.


El acoso 

El otro, hombre o mujer, siempre muerto, de pronto se convierte en cisne para perseguir a Leda.

El otro, hombre o mujer, siempre muerto, siempre herido, siempre feliz, siempre atormentado, nos acorrala con su usura como un banquero tenaz. 

El otro, hombre o mujer, siempre muerto, muertito, solo es un eslabón de la cadena que no sabemos dónde termina.


Significados

El otro, hombre o mujer, siempre muerto, viaja en un barco con su propio más allá, a cuestas sobre el lomo, sumido en ardua resistencia a renacer, sin despertarse de la incertidumbre, amiga de ruinas y de mundos en pugna. El otro, en una larga despedida de ti, detenida en el último verso, te mira con la pena del tacto ausente, en el caos de un retorno inservible y una identidad estéril que apenas cabe en el monosílabo que deberás aprender a resignificar, cuando llegue tu hora.


Justamente 

El otro, hombre o mujer, siempre muerto, el del laberinto, el del espejo, el del ajedrez del señor Borges, el del conejo de la señorita Alicia, el de las defunciones con preciosísimos relojes, el del movimiento continuo del lenguaje y la aritmética, demanda al fotógrafo una explicación sobre ¿por qué morir es necesario?


El otro, hombre o mujer, siempre muerto, post mortem, premuerto, el que nunca falla, porque tanto te quiere dentro de su altitud espiritual, oferta su visión y responde: “Justamente”. 

lunes, 21 de noviembre de 2016

El diablo sabe esperar

El diablo sabe esperar. 

De un certero bocado, le arrebató el pincel
en su beso profundo. 
Nadie dijo lo fácil que le resultaría
transformarlo en  platillo, servirlo con mantel
y cubiertos de plata de fina orfebrería,
en tórrido inframundo
de la suite Presidente de aquel fastuoso hotel
que juntos inundaron de lascivia bravía. 
El artista lo busca sin saber que fue él,
un pobre vagabundo
que no reconocía, la bestia del burdel,
su amante por un día.
La venganza es veneno y se consume fría. 

Uno vende sus cuadros. Otro muerde un clavel. 

Llegó internet

Llegó
internet a ensancharnos este mundo
con su canto rodado,
independiente,
para un idilio nuevo con la vida.
Llegó
con beneficio de inventario,
flemática al terror del desamparo.
Vino
a ajustar los tornillos celulares
y a cubrir con su piel nuestra memoria fugaz,
antigua, descarnada,
obsolescente.

La red está en los cielos escogidos
de una nube menguada
frente a la matemática del caos,
sin desmedro de ser la Supernova
de aquellos que negamos los horarios;
y nos conculca,
a fuer de información entrecruzada
por fatal rebeldía,
a ser humildes abejas laboriosas
como tantas poetas que nos precedieron.

jueves, 3 de noviembre de 2016

Los sicarios...

Los sicarios cumplieron su promesa
de matar lo suficiente.
Cada crimen: rayón y cuenta nueva,
contravientos de acero a la advertencia.
Los fantasmas beben vino
y en su delirium tremens nos lo cuentan. 
Hoy ayunan tirados entre hediondos
marchitos,
con un grano de pus en cada ceja,
portadores de gracia sin ediles.
"Lo construido destruyo,
lo plantado yo lo arranco"
dijo Aquel que les dio vida:
"cruel castigo a los malvados",
Justicia divina burda,
 al ahorcado que se acerca. 



domingo, 30 de octubre de 2016

La silla vacía (de Premio)

La silla vacía.





Una silla vacía
de voces y de guerras.
Una sombra chinesca,
deshilachada foja
que dibuja tu ausencia.

En el tiempo hay un sitio,
en el sitio una pena,
en la pena hay un cielo
donde brama la noche
en que encuentro tu nombre
en una silla ajena.

Hoy tu silla y mi silla
lloran la duermevela,
como dos adversarios
que perdieron la tierra.

viernes, 28 de octubre de 2016

El amor que mira por tus ojos

*

Intenso es ese amor que mira por tus ojos,
penetrante la voz de vendedor de tienda.
Tus pisadas son huellas del sol en cautiverio.

A ciegas, mi fatiga de amarnos
se descubre en la trova
que oxigena el paisaje.

Mi soledad es lenta y es rotunda
pero camina,  aún camina,

con un cadáver bajo el brazo.

Presumidos

*
Desgarramiento del cuerpo,
memoria de la sangre
que engulle la arrogancia.

Desierta oscuridad domesticada.
Abierta angustia que dibuja manos.
Labios templados por la cocaína.

Desentierra la fe de catedrales
un tropel de dicterios y alabanzas.
Un puñado de audaces pisa el freno.

Voy por tu sexo brusco
masticando las letras paralelas
absortas en el juego del espejo,
envuelta con palabras entre tules,
perdiendo la insolencia.

Presumen las auroras 
del ritmo acostumbrado
al roce de los hielos.

En cambio, yo presumo la
boreal incertidumbre 
del miedo de perderte.


La boca de tu hermano



*

Cuando no se vende nada
y el circuito está parado
la boca de tu hermano
pide a gritos libertad e independencia.
Ámala en su intensidad. 
No la condenes. 

                 

Hay muertos demasiados

HAY MUERTOS DEMASIADOS

Hay muertos demasiados
que turban el silencio
con su llanto.

Madrugadas que están
sus vísceras expuestas
en la feria.

Bucean
fantasmagóricas almas
dando cuerda a relojes digitales.

Del árbol del profeta
caen las hojas
en las fosas comunes
del erario.

El camino de vuelta
no es camino de siembra,
es recogida.

La vida parecía tan real como un cuento.


viernes, 30 de septiembre de 2016

Exacciones ilegales

Exacciones ilegales


Mi poema,
como si estuviera haciendo gárgaras
para llamar la atención de los espectadores
conscientes de las lides amorosas
de que adolezco,
hurgará con franqueza
el riñón de mi memoria emotiva
y hallará que las extensiones desérticas
son dibujos que imitan una flor aislada
en el jardín botánico.
Siempre hubo prestaciones pintorescas,
preceptivas erróneas y señuelos.

Me inflijo al escribir
abigarradas exacciones ilegales;
doy patadas nimias que desencadenan crisis
a mis puntos de vista más genuinos,
los maltrato,
los rechazo ceremoniosamente,
y en su descargo
los versos y la gente que frecuento
contoneando sus brazos aletean
diciendo sin decir en su cordura:
La caja está cerrada. Hoy no se fía.

Me quiero mudar lejos de tu olvido.
Resistir es vencer y no resisto

la marcial corrupción del deterioro.

sábado, 24 de septiembre de 2016

El Toro de Barro

EL TORO DE BARRO.
La imagen en la  vidriera
y nuestra alma en la cuenca de las sombras.
Cansa esto de andar girando
de un espacio al siguiente, con jaqueca,
cuando la lidia se convierte en escritura.
¿Será que ser poeta es ser caótico?
Zhivka dice: “No cabe otra cosa que no sea
amar, amar, amar”.
Tagore roza la frente del hijo
con una canción
que atraviesa la muerte.
Los dolores de Frida aprendieron a nadar,
sin brazos que la sostengan.
Carlos Duarte besa la lluvia
venerando al Dios de la Ternura.
En la Casida de la mujer tendida
Federico miente:
“Bajo las tibias rosas de la cama
los muertos gimen esperando turno”
y para Eugenio es arduo distinguir
entre quién le gustaría y quién no
que volviese a vivir entre nosotros.
Esta es mi familia más cercana:
Los poetas elegidos por El Toro de Barro.
Una muerte en el ruedo,
en el  ruido
de una tarde de fiesta,
que no es posible ni pensable.
Mis golpes de piqueta
rompieron el cristal de la pantalla.







sábado, 17 de septiembre de 2016

Metonimias raras

Metonimias raras


Calosfrío por el terror de la sangre.
Escalofrío por la emoción del túnel fantasma.
Velamen por los barcos a motor.
El vil metal por el vil dinero.
Tierra por un planeta con más agua que islas y continentes.
La pluma del cisne por la escritura mecánica.
Inconsciente por estúpido y estúpido por inconsciente.
Cociente por coeficiente (sin intelecciones intelectuales).
Coeficiente por Inteligencia, aunque nadie sepa qué es y todos la invoquen como propia.
Ausente con aviso por le exigiré una buena excusa.
Tal vez por Jamás sucederá.
Casi siempre por de vez en cuando.
De vez en cuando por casi nunca.

Y ni siquiera, por viceversa. 

jueves, 15 de septiembre de 2016

De dragones y miserias

DE DRAGONES Y MISERIAS.

¿Qué derecho tenían
de humillarnos hasta ese punto?
¿Qué ley les asistía
cuando dejaron la ciudad sitiada?
¿Por qué ocultaron su excremento
en esculturas de dragones
alados y mezquinos?
Las pródigas tilingas petulantes
dieron cátedra sobre odio en los altares
de una raza cooptada por revanchas.
¿Qué causa los urgía
a torcer las matrices del destino,
a plantar su bandera
de corrupciones y silencio?
Los hombres de levita y de corbata
usaron sus mujeres de carnada
en el anzuelo.
¿Merecíamos ser el paramecio,
los cobayos en el laboratorio,
el agua de los surtidores,
la anilina del palíndromo
que tiñe y destiñe del derecho y del revés
las uvas del buen vino natural?
La hostilidad se descuelga en una vertiente;
el acordeón toca melodías perniciosas
y el optimismo venial es una puñalada.



lunes, 12 de septiembre de 2016

La chica que no quiso ser musa.

Ser la musa es muy ingrato,
lo digo por experiencia,
abusan de tu paciencia,
y se pasa mal el rato.

Para colmo si "avivato"
cobra en euros su elocuencia,
no hay musa sin resistencia
ni llanto por desacato.

Cometen prevaricato
las damas de blanca ciencia
que derrochan eficiencia
para pasarles el dato.

Que no diga que soy gato,
ni no novia. Es mi advertencia
que ante su incomparescencia
iré en busca de mi plato.

Porque el hombre es un ingrato,
un ladrón con imprudencia,
un marrano en la indecencia
y un pichón de turulato.


¿Y dirás que no hay zapato
que calce su indiferencia?
Perdoname la inclemencia
pero a ese idiota delato.


¡Mica, cuarzo, feldespato,
oro, plata, con la anuencia
del poeta en decadencia
y a mí nada? Yo lo mato.


Abusando de mi innato
amor por rimar querencia
como ardid de preferencia
me llamó Lucas, el Pato.


Si no la gano la empato,
y perdonen la insistencia
que dicta: maledicencia
a quien nos birla a rebato.


Le ha costado bien barato
su relés de intermitencia
condensando inteligencia,
con desprecio y con maltrato.


¿No le faltará fosfato?
Se nota su incontinencia
urinaria, pestilencia
por moderar su Arrebato.

Lacandónico nonato,
Estopero por herencia,
Secretos de la Regencia:
el chivo del colifato.´

Este es ahora mi trato
me paga con suficiencia
o destruiré su coherencia
de seductor mojigato.

---


Con carretera y top manta,
llegaste al Premio: Lucía,
no me vengan los espías
a chupar, porque me encanta.

Si querés traigo otra fanta
que es mejor para el Rey ciego,
dejar de buscar talego
y admitir a la ele-fanta.

Una es alguien porque canta
pero yo no sigo el juego,
si no hay dinero, don ego

la inspiración se te pianta,
soy tu arena de garganta,
quiero mi parte o les pego.

--

Falta mucho todavía,
la trampa fue bien tejida
y por esa Musa ardida
se subieron al tranvía.


Son un par de coterráneos
metidos a bombardear;
tienen poco que alardear,
vecinos mediterràneos.


Que si el Norte fuese el Sur
como escribiera don Mario,
sacarían del armario
a quien merece el albur.


No les plancho los blusones,
don Manolo, se lo juro,
recibiendo perdigones
el corazón no lo curo.


¿Quieren gratis la sirvienta?
deberán compartir mesa,
porque a mí "de la cabeza"
no me lllaman Cenicienta.


¿Has visto el paso de cebra
que toreaba aquel espía?
Renacuajos de la Cía:
No trabajo más de negra.


Por mucho que alguna Dama,
de tan blanca azucarada,
ponga plumas en la almohada,
yo no les haré la cama.


A prepararse con eso
de cocinar tallarines,
escuderos mandarines,
es domingo, rallen queso.


A limpiar la-portería*,
después de leer el diario,
te me rezas un rosario
de milagros de Lucía.







la-porteria.blogspot.com

Envidia

A cierta expresidente argentina:








Cuando exuda por los poros




la retórica perfidia


de quien busca los tesoros


de los pobres, hay envidia.

La miseria de lo falso

Pintura atribuida falsamente a Picasso.
(La obra no es juzgada por su calidad artística sino por apócrifa).






LA MISERIA DE LO FALSO.


Nuestra Virgen María, la intensidad de ausencias, María de la Tierra, Lucía lucía en ensoñaciones.
(de vez en cuando escuchas aquella voz canta la negra Sosa).

Aquella voz. Esa voz.

Pero esa voz es falsa moneda, moneda falsa. 

No existe el artilugio como no existe ella. No existe nuestra infancia, donde dejamos la pobreza estructural rodeada de libros de Tolstoi, María María, la guerra y la paz, extraña coincidencia la nuestra de readers digest y Anas Kareninas.

Muchas personas hallan corriente y fatal la falsficación de la moneda.

Igual de vulgar e inexorable encontramos la imitación de las vidas sin identidades: El mundo paralelo de los que transitan por un heterónimo.

Y ocurre, de vez en cuando, que nos sentimos vaciados por el espectro. Como si el anónimo personaje quisiera ser nosotros mismos, nuestra palabra perfumando con aire el nuevo día. No los desechos que se asientan en la mente al desdoblarse y vernos desde fuera. Nuestra voz corregida por el foniatra de los pájaros. Una palabra de palabras, que pasa en limpio el borrador de nuestras intenciones, afectos y desperfectos. Una lupa que aumenta el signo. Una signatura como asignatura. 

El portento es este, para algunos incautos que subliman y tildan de agradable el estereotipo. Porque cuando uno quiere desgajar (desgarrar, desnudar, desvelar, destripar, descular) el desfiladero, advierte sin ir demasiado lejos de su calle que no hay voz sin eco, ni eco sin arquetipo.

Sonámbulos y desprevenidos vamos pactando tristes rutinas para descubrir falsificaciones en nuestras imágenes oníricas.

¿Y qué se nos presenta con el análisis de tales agostos?

Que teníamos falsos billetes en nuestros bolsillos mágicos y que es hora de irlos devolviendo al legítimo dueño: El portador de los detritus de la confianza ciega.

He aquí la verdadera miseria. Nuestra orfandad en una caja de supermercado. La vergüenza de sentir que no somos creídos por no haber sido creados, por carecer de nombre y apellido. Por ser un simulacro de pensamientos, más o menos afilados, heridos por el trueno de la esencia perturbadora de nuestro 

viernes, 2 de septiembre de 2016

Nueva canción para JS

Los vidrios de mi ventana
reflejan un esqueleto
con más huesos que la Dama
a quien le falto el respeto.

Me llevan al cementerio
las lenguas mal consentidas
y yo estoy aquí bien sano
a los besos con la vida.

Los anuncios de septiembre
alientan mi nueva gira,
controversiales enigmas
van afinando mi lira.

Son un infante, un anciano,
un pebete, una ramera,
soy ladrón, soy embustero:
mi calle es Guantanamera.

Muera la Muerte canalla,
vivan la luz y la niebla,
viva el ángel de mi musa
y las legumbres de puebla.

Me llevan al cementerio
las lenguas mal consentidas
y yo estoy aquí bien sano
a los besos con la vida.

viernes, 26 de agosto de 2016

Esta no es una novela

Esta no es una novela.
Es una historia real sobre una vida de novela.
Un diario, una catarsis, un vómito
o vaya uno a saber qué.
Pero una novela no es.
O tal vez sí, sea una novela.
O un nuevo libro de poemas
sobre una novela.
Una vida poetizada como novela.
Una novela de una vida de novela.
Una vida real, que no es
ni siquiera un poema.
Es un falso poema porque no es poema.
Ni siquiera una novela.
No obstante es una vida.
Una vida cualquiera.
La vida de una fulana de tal por cual.
Una fulana que también tiene una vida
de ficción.
Una fulana /felina /  que no sabe contar
sin exagerar,
sin urdir,
sin parafrasear.
Folly, folly for to...
Falling in love
what is a word?
Locura, disparate, insensatez
Esperando a Samuel Beckett.
Amante del Ab zurdo.


Loca loca, pero nadie me la toca.

follón, na.

(Del lat. follis, fuelle).


1. adj. p. us. Flojo, perezoso y negligente. U. t. c. s.

2. adj. p. us. Vano, arrogante, cobarde y de ruin proceder. U. t. c. s.

3. m. Cohete que se dispara sin trueno.

4. m. Asunto pesado o enojoso.

5. m. Ventosidad sin ruido.



--------------------------------------------------------------------------------


follón.

(Cf. follar).


1. m. coloq. Alboroto, discusión tumultuosa.

2. m. coloq. Desorden, enredo, complicación.

3. m. ant. Cada uno de los vástagos que echa un árbol desde la raíz, además del tronco principal.




Real Academia Española © Todos los derechos reservados





Aunque respete las reglas de la métrica,
a veces, el ritmo, la cadencia.
No es un poema porque no hay poesía autobiográfica.
Hay poesía de la que puedo apropiarme.
Pero, autobiografica no hay.
Tampoco existen novelas autobiográficas.
Porque la novela no existe.
Es ficción, como todo el mundo sabe.
La ficción nunca es completamente ficticia.
Es más un encubrimiento de la realidad.
Una metáfora de la metáfora real.
¿La realidad es una metáfora?
Por supuesto que no.
La realidad es lo contrario de la metáfora.
La metáfora es el tropo
que consiste en trasladar
el sentido recto de las voces
a otro figurado,
en virtud de una comparación tácita

La definición es de la RAE,
como no podría ser de otra manera.
La realeza describiendo su mugre.
Entonces, la metáfora es el recurso.
La realidad es la metáfora de lo real.
No sé si me explico.
Lo que los exégetas de la lingüística llaman
una metáfora continuada.

1. f. Ret. Alegoría en que unas palabras se toman en sentido recto y otras en sentido figurado.

Capisce?

Volviendo a mi novela,
o mejor dicho a mi vida de novela,
la vida de una poeta
que nunca quiso ser novelista,
y que se ve obligada a escribir novelas
por motivos varios,
que expondré a continuación,
con toda sinceridad
y por los que el buen jurado de los concursos
apreciará con beneplácito
y cabal comprensión,
a estas horas, a punto de agotarse.

Necesito dinero.
Money. Vil metal.
No es que lo necesite.
En realidad el dinero no existe.
Siempre quise explicar este concepto
sobre la irrealidad de una existencia
que hemos convenido en llamar dinero.
Los argentinos, diremos guita
término que apreciamos por su musicalidad:
guita / guitarra / tanguita / tanguito
es que llevamos el dos por cuatro
metido en los huesos.
Y eso que ni habíamos nacido
cuando caía ese avión en Medellín.
Si es que cayó un avión en Medellín
y existió un tal Carlitos.
Me temo que cuando un país necesita mitos
los fabrique.
La fecha de la muerte de Gardel,
que es la misma que del Potro Rodrigo,
coincide exactamente
con una fecha del manual elemental
de las masonerías.
24 de Junio.
Efémerides del nacimiento de San Juan de la Cruz.
El insigne poeta que falleciera entre las nubes de Úbeda,
aquél de "solo la verdad os hará libres"
"Buscad leyendo y hallaréis meditando."
"el tiempo es melancolía
y cuando se para lo llamamos eternidad".

Desde que los escritores tenemos acceso al la red virtual
al maravilloso mundo de internet
y sus chocheces,
todas las citas nos son dadas,
como por arte de magia.
Abracadabra.
Plim caja.
No es menester ser un erudito judío,
un estudioso ciego de la Literatura Tailandesa,
una bailarina de danza culta árabe
o maestra de taller de sevillanas bíblicas
para enterarse que Paul Eluard tenía razón.
Hay otros mundos, pero están en éste
aunque lo peor del caso
sea que nuestra vida es tan limitada
que nunca accederemos a descubrir
todas esas posibilidades
ocultas debajo de un misterio
inexplicable.

Como me gusta mostrar
las costuras, las hilachas,
los sulfilados e hilvanes
de mi pensamiento
antes de pasar a narrarles mi vida,
prefiero explicarles
que esta mañana
leyendo una revista de la Obra Social
encontré un aviso
que ofrecía servicios
de "danza culta árabe
y taller de servillanas bíblicas.
Todos los niveles. Primera clase sin cargo".

En ese momento se me planteó
que la srta. M. Angélica C***
debía ser una especie de genio.
Y que si no respondía a ese aviso
mi destino se torcería definitivamente
hacia el lado erróneo.
Cosa que por fin sucedió.
Porque en lugar de estar bailando
ahora mismo estoy escribiendo
cosas que no interesan a nadie
y a mí tampoco,
por cierto.
Para interesarme la historia de mi novela,
que es mi vida de novela
tendría que ignorar el final.
Y ya se sabe.
Lo dijo Ralph Waldo Emerson
"Un amigo es una persona con la que se puede pensar en voz alta."

martes, 23 de agosto de 2016

rotuladores

No sé por qué me pasa,
pero muchas veces leí
crónicas sobre poetas
que me dieron una ineluctable necesidad
de llegar a los autores,
y cuando lo hice salí decepcionada.
Escribir propaganda también es un arte.
Ojalá, no modifique el tiempo
las palabras ardientes del  Verbo
que nunca pudo ser mencionado
sin conflicto.

No conocía el Upanishad que se menciona (no soy una estudiosa de los hindúes de hecho creo que se van modificando con el transcurso del tiempo y nadie sabe exactamente qué dicen- ) ...

Vos de nuevo en la ruta descarriada,
de corazón, ya ves, de buena leche,
y aquí en mi dormitorio colapsada
por no querer llevarte a una colada

que no deja lugar a quien sospeche
que vivo entre tus cuerdas maniatada.

Te regalo mis cien rotuladores
que querría robarse el Rey Ladilla,
las líneas de mi rostro entre las flores
con cierto disimulo y apostilla

y me pintas en calle Relatores
con  el único dios de mi pandilla.

Y aquí la peña, acota, se resiste
a creer que aún existen buenas gentes
que regalan amores (si no mientes)

y aplaude buenos gestos del que insiste.
Cerrado por derribo en la Utopía,
que ya termina y vuela  esta Lucía.

domingo, 21 de agosto de 2016

A Javier Krahe

¿Dónde se habrá metido esta mujer?
 Puzzle. Usted y yo. Cruel Genoveva.
Con pasos cerriles. Bajo la blusa.
Agua, ajo y resina. Un burdo rumor.
El  lirón. Hoy por hoy.  El son de Adela.
Once años antes. Orfidal. La hoguera.
Sábanas de plata. ¿Qué quien es Marta?
Kriptonita. Ovnis. Días de playa.
Por penúltima vez. Porco Governo.
Paréntesis. Piero de la Francesca.
Gracias, canción.
Grandes rebajas. Gracias, tabaco.
Pues… nada, hombre.
Salomé.
Sortijas y gestos. San Cucufato.
Sobresaltos de plata. Señor Juez.
Los siete pecados capitales.
La perversa Leonor. Las musarañas.
La ley del mercado. Pijama blanco.
Y todo es vanidad. Vida de artista.
Vals del perdón. El vicio en el hospicio.
Encefalogramas. En brazos de Eva.
Villatripas. María Magdalena.
La vil televisión. La cientouna.
Malacostumbrado. Mi mano en pena.
Ron de caña. Por fin. Matilde Urbach.
Un trivial comentario: ¡Olé tus tetas!


Ay, democracia. Usted me comprenda. 

jueves, 18 de agosto de 2016

Ascesis



Ascesis

Si el tiempo fuera un exilio apolillado,
una hecatombe hueca,
una evidencia que exuda humores y sangre
por los poros;
si hubiera zafiedad en el genio
y un propósito sacudido
debajo de las crines de una ascesis
poco o sumamente conveniente,          
argumentaría desprecio por la virtud,
me calzaría en una piel de lagarto
en llamas,
y trocearía el níspero amarillento
de ferias y mercados,
con la nocturnidad convicta
del buhonero que despelleja chucherías,
memez y bagatelas,
bajo los tinglados de su tienda.
Y sin decir ni mu,
juraría
que soy más ingenua de lo que soy
o parezco.

viernes, 12 de agosto de 2016

Los pecados capitales

La lujuria no bulle en la planicie.
La soberbia y la  ira son acidia.
La pereza y la  gula, la molicie
y la avaricia peca por envidia.