domingo, 21 de febrero de 2016

Bártulos (Segunda entrega)


(Segunda entrega)

El prodigio aleatorio
camina despacio;
el sol lo desvanece porque el fuego lo quema,
las visiones lo estorban.
No embarques tu equipaje
sin cargar mente y alma;
la fe de los gigantes  embellece
el vacío importuno.
No escuches la calumnia prepotente
ni tampoco la injuria
camuflada de tibia adulación.
Mostrar  cautela es la mejor doctrina.
Bendigo los ejemplos que mecieron mi cuna
y obedezco las leyes naturales
que me imponen preceptos arrendados
a los pocos sabios que en el mundo han sido.
El cosmos viaja a bordo de ficciones perennes,
Interpreta el valor parlamentario.
No hay más tiempo ni espacio para nadie.
No hay rutas paralelas ni volcanes dormidos.
El planeta se esfuma tan pronto como muere
la rosa en el rosal del cuento añejo
(Los jardineros y las rosas no son para casarse).
La conciencia remuerde mientras estamos vivos.
Sus timbales borrachos  se  apilan en rincones
ocultando su reputación cínica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Abiertos para aclaraciones o correcciones en estudio, para uso exclusivo de la autora.
Si quieres enviar un correo electrónico o dejar tu comentario puedes hacerlo a la cuenta personal de Lucía, que aparece publicada en el perfil: luciangelicafolino@gmail.com.