sábado, 20 de febrero de 2016

Bártulos (Primera entrega)

Bártulos

(Primera entrega)


Un poema aleatorio

Fortificado el ánimo;
espoleados y  dominados
los enigmáticos conjuros del vientre de la tierra,
desorbitada la fatiga crónica del surco universal,
nos aflige el discernimiento,
y seca nuestras bocas en el cielo
como una obligación cumplida;
se ciernen nuevas dudas
tornando viejos  párpados
con el humo inquisidor de elementos
de un mismo jaez,
que tiñen las canas rebeldes,
obstinadamente impías y hostiles
al sagrado milenio
donde sepulté el primer cadáver.
Contarás las estrellas lo máximo que puedas;
sabrás que el infinito
cabe en baldes de arena;
que cuando las nubes retumban
chocan contra ellas mismas
para darnos la lluvia con truenos y estertores.
Mojarse es preferible a estar contento;
es el guiño que evita el estéril adjetivo.
Aprende a recitar en los misales
la  indiscreta oración
que disuelve el rocío de los labios carnosos,
como un paladar negro
que fue lavando la ropa de los vagabundos,
cuyos bártulos son menos pesados,
menospreciados,
menos pesantes que los nuestros.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Abiertos para aclaraciones o correcciones en estudio, para uso exclusivo de la autora.
Si quieres enviar un correo electrónico o dejar tu comentario puedes hacerlo a la cuenta personal de Lucía, que aparece publicada en el perfil: luciangelicafolino@gmail.com.