sábado, 13 de febrero de 2016

la tarada

Estoy buscando músico para esta Canción del tonto y la chilena.


¿Quien es la tarada
que te hace la agenda?
me espetó Lucía
sin cambiar la venda
y me soltó la rienda, 
cuando a sangre fría 
le causé una afrenta
como picardía.
Yo no lo sabía.
"-Alguna asistenta
grosera, ignorante
que estúpida ostenta
el cargo del día
que me representa,
sin saber que daños
causan Presidentas
de un país extraño."
Males aledaños,
piel, candela y menta,
encendido paño,
vino del rebaño
que traerá tormenta.

La cosa es que quise
darle un homenaje
y para ello dije,
mudando de traje.
"Perdona mi ultraje.
No tengo matices.
Vale, me distraje."
Y me hinqué de frente
delante de cierta
putita del coro
del Ruin, medio muerta
de horror ante el toro,
para que escarmiente
que en cuestión de aforos
el teatro no miente,
y tenga cuidado
porque el decorado
se cae, de repente
por la intermitente
maña del soldado
de Benjamín Prado,
mi alter inventado
por Don Juan de Mena,
(le expliqué al Juzgado)

Acabó la escena
cargando el tridente
que causó la pena
por una chilena
fea y maloliente.
Y aunque malamente

se encuentra glosado,
mi bella insurgente
me tiró un candado
para abrir la mente
de su enamorado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Abiertos para aclaraciones o correcciones en estudio, para uso exclusivo de la autora.
Si quieres enviar un correo electrónico o dejar tu comentario puedes hacerlo a la cuenta personal de Lucía, que aparece publicada en el perfil: luciangelicafolino@gmail.com.