domingo, 20 de marzo de 2016

Pecamos

Cuántas veces pecamos…



Cuántas veces pecamos, amor mío,
de olvidos que sufragan el indemne
malestar por la muerte que solemne
nos aguarda en su curso como un río.

Huyendo del afán por lo sombrío
cicatriza el placer la fe imprudente
y se gozan los cuerpos de repente
mecidos al calor del desafío.

La hoguera vuelve a arder cada segundo
abandonada al juego del capricho:
La piel que nos reviste como un nicho
abraza en su verdad al yo profundo.

Se distingue la voz del furibundo
y vuelve su impaciencia intermitente
ante una lucidez omnipresente:
vos y yo, desposados contra el mundo.








No hay comentarios:

Publicar un comentario

Abiertos para aclaraciones o correcciones en estudio, para uso exclusivo de la autora.
Si quieres enviar un correo electrónico o dejar tu comentario puedes hacerlo a la cuenta personal de Lucía, que aparece publicada en el perfil: luciangelicafolino@gmail.com.