viernes, 30 de septiembre de 2016

Exacciones ilegales

Exacciones ilegales


Mi poema,
como si estuviera haciendo gárgaras
para llamar la atención de los espectadores
conscientes de las lides amorosas
de que adolezco,
hurgará con franqueza
el riñón de mi memoria emotiva
y hallará que las extensiones desérticas
son dibujos que imitan una flor aislada
en el jardín botánico.
Siempre hubo prestaciones pintorescas,
preceptivas erróneas y señuelos.

Me inflijo al escribir
abigarradas exacciones ilegales;
doy patadas nimias que desencadenan crisis
a mis puntos de vista más genuinos,
los maltrato,
los rechazo ceremoniosamente,
y en su descargo
los versos y la gente que frecuento
contoneando sus brazos aletean
diciendo sin decir en su cordura:
La caja está cerrada. Hoy no se fía.

Me quiero mudar lejos de tu olvido.
Resistir es vencer y no resisto

la marcial corrupción del deterioro.

sábado, 24 de septiembre de 2016

El Toro de Barro

EL TORO DE BARRO.
La imagen en la  vidriera
y nuestra alma en la cuenca de las sombras.
Cansa esto de andar girando
de un espacio al siguiente, con jaqueca,
cuando la lidia se convierte en escritura.
¿Será que ser poeta es ser caótico?
Zhivka dice: “No cabe otra cosa que no sea
amar, amar, amar”.
Tagore roza la frente del hijo
con una canción
que atraviesa la muerte.
Los dolores de Frida aprendieron a nadar,
sin brazos que la sostengan.
Carlos Duarte besa la lluvia
venerando al Dios de la Ternura.
En la Casida de la mujer tendida
Federico miente:
“Bajo las tibias rosas de la cama
los muertos gimen esperando turno”
y para Eugenio es arduo distinguir
entre quién le gustaría y quién no
que volviese a vivir entre nosotros.
Esta es mi familia más cercana:
Los poetas elegidos por El Toro de Barro.
Una muerte en el ruedo,
en el  ruido
de una tarde de fiesta,
que no es posible ni pensable.
Mis golpes de piqueta
rompieron el cristal de la pantalla.







sábado, 17 de septiembre de 2016

Metonimias raras

Metonimias raras


Calosfrío por el terror de la sangre.
Escalofrío por la emoción del túnel fantasma.
Velamen por los barcos a motor.
El vil metal por el vil dinero.
Tierra por un planeta con más agua que islas y continentes.
La pluma del cisne por la escritura mecánica.
Inconsciente por estúpido y estúpido por inconsciente.
Cociente por coeficiente (sin intelecciones intelectuales).
Coeficiente por Inteligencia, aunque nadie sepa qué es y todos la invoquen como propia.
Ausente con aviso por le exigiré una buena excusa.
Tal vez por Jamás sucederá.
Casi siempre por de vez en cuando.
De vez en cuando por casi nunca.

Y ni siquiera, por viceversa. 

jueves, 15 de septiembre de 2016

De dragones y miserias

DE DRAGONES Y MISERIAS.

¿Qué derecho tenían
de humillarnos hasta ese punto?
¿Qué ley les asistía
cuando dejaron la ciudad sitiada?
¿Por qué ocultaron su excremento
en esculturas de dragones
alados y mezquinos?
Las pródigas tilingas petulantes
dieron cátedra sobre odio en los altares
de una raza cooptada por revanchas.
¿Qué causa los urgía
a torcer las matrices del destino,
a plantar su bandera
de corrupciones y silencio?
Los hombres de levita y de corbata
usaron sus mujeres de carnada
en el anzuelo.
¿Merecíamos ser el paramecio,
los cobayos en el laboratorio,
el agua de los surtidores,
la anilina del palíndromo
que tiñe y destiñe del derecho y del revés
las uvas del buen vino natural?
La hostilidad se descuelga en una vertiente;
el acordeón toca melodías perniciosas
y el optimismo venial es una puñalada.



lunes, 12 de septiembre de 2016

La chica que no quiso ser musa.

Ser la musa es muy ingrato,
lo digo por experiencia,
abusan de tu paciencia,
y se pasa mal el rato.

Para colmo si "avivato"
cobra en euros su elocuencia,
no hay musa sin resistencia
ni llanto por desacato.

Cometen prevaricato
las damas de blanca ciencia
que derrochan eficiencia
para pasarles el dato.

Que no diga que soy gato,
ni no novia. Es mi advertencia
que ante su incomparescencia
iré en busca de mi plato.

Porque el hombre es un ingrato,
un ladrón con imprudencia,
un marrano en la indecencia
y un pichón de turulato.


¿Y dirás que no hay zapato
que calce su indiferencia?
Perdoname la inclemencia
pero a ese idiota delato.


¡Mica, cuarzo, feldespato,
oro, plata, con la anuencia
del poeta en decadencia
y a mí nada? Yo lo mato.


Abusando de mi innato
amor por rimar querencia
como ardid de preferencia
me llamó Lucas, el Pato.


Si no la gano la empato,
y perdonen la insistencia
que dicta: maledicencia
a quien nos birla a rebato.


Le ha costado bien barato
su relés de intermitencia
condensando inteligencia,
con desprecio y con maltrato.


¿No le faltará fosfato?
Se nota su incontinencia
urinaria, pestilencia
por moderar su Arrebato.

Lacandónico nonato,
Estopero por herencia,
Secretos de la Regencia:
el chivo del colifato.´

Este es ahora mi trato
me paga con suficiencia
o destruiré su coherencia
de seductor mojigato.

---


Con carretera y top manta,
llegaste al Premio: Lucía,
no me vengan los espías
a chupar, porque me encanta.

Si querés traigo otra fanta
que es mejor para el Rey ciego,
dejar de buscar talego
y admitir a la ele-fanta.

Una es alguien porque canta
pero yo no sigo el juego,
si no hay dinero, don ego

la inspiración se te pianta,
soy tu arena de garganta,
quiero mi parte o les pego.

--

Falta mucho todavía,
la trampa fue bien tejida
y por esa Musa ardida
se subieron al tranvía.


Son un par de coterráneos
metidos a bombardear;
tienen poco que alardear,
vecinos mediterràneos.


Que si el Norte fuese el Sur
como escribiera don Mario,
sacarían del armario
a quien merece el albur.


No les plancho los blusones,
don Manolo, se lo juro,
recibiendo perdigones
el corazón no lo curo.


¿Quieren gratis la sirvienta?
deberán compartir mesa,
porque a mí "de la cabeza"
no me lllaman Cenicienta.


¿Has visto el paso de cebra
que toreaba aquel espía?
Renacuajos de la Cía:
No trabajo más de negra.


Por mucho que alguna Dama,
de tan blanca azucarada,
ponga plumas en la almohada,
yo no les haré la cama.


A prepararse con eso
de cocinar tallarines,
escuderos mandarines,
es domingo, rallen queso.


A limpiar la-portería*,
después de leer el diario,
te me rezas un rosario
de milagros de Lucía.







la-porteria.blogspot.com

Envidia

A cierta expresidente argentina:








Cuando exuda por los poros




la retórica perfidia


de quien busca los tesoros


de los pobres, hay envidia.

La miseria de lo falso

Pintura atribuida falsamente a Picasso.
(La obra no es juzgada por su calidad artística sino por apócrifa).






LA MISERIA DE LO FALSO.


Nuestra Virgen María, la intensidad de ausencias, María de la Tierra, Lucía lucía en ensoñaciones.
(de vez en cuando escuchas aquella voz canta la negra Sosa).

Aquella voz. Esa voz.

Pero esa voz es falsa moneda, moneda falsa. 

No existe el artilugio como no existe ella. No existe nuestra infancia, donde dejamos la pobreza estructural rodeada de libros de Tolstoi, María María, la guerra y la paz, extraña coincidencia la nuestra de readers digest y Anas Kareninas.

Muchas personas hallan corriente y fatal la falsficación de la moneda.

Igual de vulgar e inexorable encontramos la imitación de las vidas sin identidades: El mundo paralelo de los que transitan por un heterónimo.

Y ocurre, de vez en cuando, que nos sentimos vaciados por el espectro. Como si el anónimo personaje quisiera ser nosotros mismos, nuestra palabra perfumando con aire el nuevo día. No los desechos que se asientan en la mente al desdoblarse y vernos desde fuera. Nuestra voz corregida por el foniatra de los pájaros. Una palabra de palabras, que pasa en limpio el borrador de nuestras intenciones, afectos y desperfectos. Una lupa que aumenta el signo. Una signatura como asignatura. 

El portento es este, para algunos incautos que subliman y tildan de agradable el estereotipo. Porque cuando uno quiere desgajar (desgarrar, desnudar, desvelar, destripar, descular) el desfiladero, advierte sin ir demasiado lejos de su calle que no hay voz sin eco, ni eco sin arquetipo.

Sonámbulos y desprevenidos vamos pactando tristes rutinas para descubrir falsificaciones en nuestras imágenes oníricas.

¿Y qué se nos presenta con el análisis de tales agostos?

Que teníamos falsos billetes en nuestros bolsillos mágicos y que es hora de irlos devolviendo al legítimo dueño: El portador de los detritus de la confianza ciega.

He aquí la verdadera miseria. Nuestra orfandad en una caja de supermercado. La vergüenza de sentir que no somos creídos por no haber sido creados, por carecer de nombre y apellido. Por ser un simulacro de pensamientos, más o menos afilados, heridos por el trueno de la esencia perturbadora de nuestro 

viernes, 2 de septiembre de 2016

Nueva canción para JS

Los vidrios de mi ventana
reflejan un esqueleto
con más huesos que la Dama
a quien le falto el respeto.

Me llevan al cementerio
las lenguas mal consentidas
y yo estoy aquí bien sano
a los besos con la vida.

Los anuncios de septiembre
alientan mi nueva gira,
controversiales enigmas
van afinando mi lira.

Son un infante, un anciano,
un pebete, una ramera,
soy ladrón, soy embustero:
mi calle es Guantanamera.

Muera la Muerte canalla,
vivan la luz y la niebla,
viva el ángel de mi musa
y las legumbres de puebla.

Me llevan al cementerio
las lenguas mal consentidas
y yo estoy aquí bien sano
a los besos con la vida.