jueves, 15 de diciembre de 2016

nuevas invocaciones de la ausencia /herméticos

1.- En la potencia desnuda de la noche
caben los párpados sellados por la noche.
La noche que viene, supura y huye.



2.-

El soplo de la forma
                                            se deshace.

Cae en terreno baldío su osamenta.

La forma muere idea cuando deja de ser sombra.


3.-
Ofrece tu limosna al rico para que se confíe y fortalezca.  
                   
                    Solo él sabrá provocar  con ella la revolución que nunca llega.

                            El dinero es su debilidad. La tuya, debería ser la astucia.

4.-
La vida como un charco de agüita clara
                              se tiñe de lodo si la toqueteas demasiado.
Deja a las lluvias hacer su trabajo.



6.-
Los ruidos molestos en el desierto
                              son música para los médanos.
No juzgues a los ruidos por su incapacidad de ser mudez.



7.-
El eco del silencio de lo que no puede ser dicho
                                es la transustanciación del pan y el vino/
                                                                                             su sacramento.


8.-

Si apresuras el camino hasta llegar a la orilla,
                                 la orilla quedará más cerca de tu última cena.
Aunque tu última cena
                                 la hayas tenido cuando fuiste abandonado
                                                                                        por el amor de tu vida, en otra vida.


9.-

El árbol de la abundancia reverdece el poema.
Suelta sus riendas,
espuma horizontes.
El árbol de la sequía robustece el poema.
lo perturba
y construye su telaraña.

El árbol de la historia mata el poema.
                                                     Aquellos que se amaron
son sus testigos predilectos y
forjadores de su desaparición.



10
Los enunciados de la lluvia,
     las notas del relámpago,
          los lenguajes del accidente
                     el sermón del silencio,
no son sino herejías,
                                      añaden palabra
                                                         a la ausencia de sentido de la ausencia.



11.-
Pronunciar el nombre correcto del resplandor
o equivocarse la sílaba que lo precede avergonzado
briznas de hierba, nomás,  en tu cama funeraria.


12.-
Cuando veas un gladiolo
no te espantes,
solía ser
una flor simbólica para los enamorados.
Cuando veas un enamorado
no te espantes,
solía ser

un hombre que amaba los gladiolos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Abiertos para aclaraciones o correcciones en estudio, para uso exclusivo de la autora.
Si quieres enviar un correo electrónico o dejar tu comentario puedes hacerlo a la cuenta personal de Lucía, que aparece publicada en el perfil: luciangelicafolino@gmail.com.