martes, 27 de diciembre de 2016

roedores y otros poemas herméticos

1.-

Laberinto

En el laberinto oculto de los roedores
apareció
milagrosamente
una camelia roja
pero las fecundas ratas
no creyeron en dioses
y se la comieron.


2.-
Igüal que
algunos diálogos
inconclusos
                           hemos abandonado
las huestes del /


3.-
Tras el rumor
de la planicie matutina
un cosmos
de motores desvelados
gira
sin nombrarte.

4.-


Tu boca,
-esa verdad
de lluvia insistente-
atravesando
una cáscara de naranja
en los recovecos
de la respiración conyugal.


5.-
Genealogía inversa.

Hokusai:
El horizonte no nos ve.

La embriaguez de lo pintado,
herida de muerte.






6.-

La realidad
                              se desvanece

                                                          en las tinieblas.

Somos peces
                                                                     queriendo desovar
                                                                    
 en el agua turbia.

Hay una continuidad de clarinada
en los espejos
de destrucción masiva.

7.-

Rescatado del mar
fue Juez de la Nación.

Desde el recuerdo
sumergido bajo las  olas,
indultaba a  tiburones y pirañas
y se alimentaba de crustáceos y cornalitos.
8.-

Nosotros decimos
                                   Ustedes
Ustedes dicen
                                   Vosotros
Nosotros decimos
                                  Hacerse la rata
Ustedes dicen
                                  Hacer novillos
Nosotros decimos
                                  Coger
Ustedes dicen
                                  Follar
Nosotros decimos
                                   Cagar aceite/ cagar fuego 
Ustedes dicen
                                  Cagando leches
Nosotros decimos
                                   Echando putas
Ustedes dicen
                                   A toda hostia


                                   Aunque otros digan a todo chancho y  apretar cachetes
los hispanoparlantes se entienden bastante bien cuando transan, atracan,  se magrean o echan mano, es decir, por no decir que hacemos el amor en nuestro propio idioma.



9

Olisquea el aroma del café
frente al mercado de pulgas.
Camina junto a mi maestro
comparte su vino,
desecha el deseo
y deja de pensar en el café.



10.

Que el agua que bebas
no sea la fuente de donde brota
sino el agua que bebas.


11.
Cuando estés triste,
canta.
Cuando te sientas agobiado,
escribe.
Cuando tengas miedo,
reza.
Cuanto estés contento,
llora.
Cuando estés aburrido
dale de comer al hambriento.

Solo en la creatividad ociosa
del pensamiento
hallarás  paz y felicidad.

12

El camino es el punto de partida
en tu viaje hacia la muerte.

Si tu corazón anhela
conquistar a Dios,
transítalo con optimismo,
arrojando semillas a ambos márgenes,
para que tus tataranietos puedan gozar  
del paisaje arbolado
que ahora te acompaña.


13
MODERNOS MIDAS.

El extraño caso del Rey Midas
que todo lo que tocaba
convertía en oro
no sirvió en absoluto
de enseñanza a banqueros y usureros
que cuando quieran beber
agua fresca del grifo
solo encontrarán lingotes
en su caños dorados.
Su liquidez financiera
ya no será líquida
ni siquiera gaseosa.
Tendrá la solidez de la estatua.

14.
MEDITACIÓN

Hora de borrar las palabras escritas;
de olvidar el lenguaje oral;
de volverse sordo a los ruidos guturales;
de perder la conciencia y renacer,
para ganar conciencia.
Dentro de nuestros corazones
y con nuestra mente clara hallaremos
la gran sabiduría.






Dios


Que no te puedo ver y me persigues;
que no sé dónde estás, pero te encuentro;
que migras desde afuera al epicentro;
que faltas con aviso a quien tú sigues.

Dios:
Que espero solo amarte. No me obligues
a odiar la fuerza que se arraiga dentro.
Permíteme exhibir desde mi centro
milicias poderosas que coaligues.

Dios
Que brindas tu consuelo al no creyente,
absuelves pecador y mercenario.
Tu sabia decisión es nuestra fuente.
Tu suplicio los nudos del rosario.

Dios:
Porque apareces y huyes de la gente,
indulta a los herejes del calvario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Abiertos para aclaraciones o correcciones en estudio, para uso exclusivo de la autora.
Si quieres enviar un correo electrónico o dejar tu comentario puedes hacerlo a la cuenta personal de Lucía, que aparece publicada en el perfil: luciangelicafolino@gmail.com.