lunes, 2 de enero de 2017

Del poemario: Corderos de Dios

Enemigos

 

No me sorprendería si me dijeras que eres de los que creen que Bob Dylan es un poeta y Charly García un artista.


All the world's a stage,
And all the men and women merely players

 W. Shakespeare (As you like it)

Todos somos actores, 
a sabiendas de que
hacemos el papel lo mejor que podemos.
Pero no es verdad  que podamos.


Cuanto más argumentes
en contra de la trascendencia,
mayor será tu veleidad
y más grande el vacío
en ese sitio oscuro.



Por tu forma de decirlo
parece odio
lo que no es más que  
carne podrida.


Cuando atrase el reloj de la historia
nadie habrá para darle cuerda a la historia de tu reloj.


Sobreviví a ellos
y hoy ya no soy.


De ahí,
a formar parte
de los invasores,
la  escarpadura en el desierto.


Cuanto antes desaparezca
el poder en las sombras
más pronto  desaparecerá
 el resplandor de la tiniebla.


Nunca van a invitarte a su mesa 
si no admites cumplimentar
previamente
tu definitiva despedida.


Escarnece
a tu rival
antes de ultrajarlo
y encómialo después.




Niegan que exista Dios. 


Niegan que exista Dios.
Hay un 50% de posibilidades de que digan
Verdad.
Aseguran que Dios es y ha
muerto por nosotros
tras crear el mundo.
Hay un 50% de posibilidades de que digan
Verdad.
Sin embargo,
si no conociera la palabra
si no tuviera la palabra
mi asentimiento no existiría
y tales posibilidades serían nulas.
Mas aún sobreviviría
una certeza:
la convicción
de que Dios es la única Verdad
fundada en que
yo soy Dios
y nadie podría probar lo contrario
nunca.



Ventajas 

Conjetura
sobre las ventajas de concebir que soy Dios.
Cuando te  apropies del concepto
tu entendimiento
dirá
que eres Dios,
y también lo dirá
el otro,
el nuevo,
el de más lejos,
el del sí de la vida y a la ausencia. 
Todos somos dioses de Dios.
Dios así lo quiso.
Así sea Dios. 



Incredulidad 

Que las cosas sigan como están
alegan los incrédulos
que solo van a creer lo que les cuenten
los satánicos
que han muerto de  envidia.

       

Planes perfectos 


No hay planes perfectos
ni presuntuosidad sosegada
para aquellos seres
que se pavonean
de no saber si somos.


Sentencias 


Ninguna sentencia apresurada
a favor o en contra
te hará
más feliz
que la que percepción 
de  tu mente dichosa
cuando deja de evaluar opciones banales
y se propone  sentir
hasta en su transparente insignificancia.
Y así  los ciegos de espíritu,
abruptamente enceguecidos
ciegos de toda ceguera,
malditos cegatos, 
siguen sufriendo y opinando y dando lástima ante
los ojos de Dios
que son los tuyos,
que son los míos
que son los de aquellos que ven y no ven
pero saben orar
con amor sincero.



Política y Derecho 

Política y Derecho
están muy subestimados en estos tiempos
y los poetas
(cualquiera que escriba versos es un poeta)
nos aferramos a la poesía
porque
en el fondo
no daña a nadie.


No obstante, sigo creyendo que sin
Derecho
y  sin categorías deontológicas,
no hay Poesía posible;
hay esclavitud, barbarie y violencia
física y moral.
La evidencia divina es la prueba
que  alivia el drama de tu  incertidumbre.



Cuidadito 


Cuidadito.
Cuando hablen mal de los abogados,
exacerba tu cautela.  
Ponte en guardia.
Estás escuchando la voz del demonio.
Dios fue el primer abogado en la Tierra,
el gran letrado universal que conquistó la palabra
y nos la dio sin evasivas ni pretextos.
Su poder creador nos dotó de la primera Ley
con diez mandamientos obligatorios.
Su sabiduría impregnó la tierra del ansia de Justicia.
Su mano generosa extendió el mensaje
y nos concedió Libertad para escoger 
la manzana 
del árbol del bien y el mal.
Cuando hablen mal de los abogados,
exacerba tu cautela.
Ponte en guardia.
Están escuchando la voz del demonio
y los viejos relatos del libro inmemorial
se tornan indubitables
cuando eres capaz de inteligir
los motivos de adulación
de los lobos feroces
que especulan
el precio de  tu fresca y tierna
carne de cordero.













No hay comentarios:

Publicar un comentario

Abiertos para aclaraciones o correcciones en estudio, para uso exclusivo de la autora.
Si quieres enviar un correo electrónico o dejar tu comentario puedes hacerlo a la cuenta personal de Lucía, que aparece publicada en el perfil: luciangelicafolino@gmail.com.