jueves, 23 de febrero de 2017

(como hago cada día) A ramalazos.









(como hago cada día)

A ramalazos.




Todos los días encuentro

cosas de mí desagradables

y prometo enmendarlas.

(Tengo 60 años y eso nunca sucede)

Hay gente que sufre pesadillas

y las quiere olvidar

o recordar,

según su médico o psicólogo de turno.

Mis pesadillas son reales.

Las padezco.

Inesperadas se filtran obsesivas.

De tan feas me abruman

porque pienso

que ya las descubrieron hace tiempo

quienes viven conmigo: mis fantasmas.

No haré una mención escatológica,

ni orden de prelación a ramalazos.

Dice la RAE:

(pocos textos tan bellos como los diccionarios):

Ramalazo:

Adversidad que sobrecoge y sorprende,

dimanada, (oh, dimanada)

por lo común,

de una culpa de la que no se sospechaba,

o por causa de alguien.

Mi karma está confeso.

Si me cruzas por ahí,

en cualquier sitio

y no resistes reírteme en la cara,

te ruego discreción

y si puedes, finge disimulo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Abiertos para aclaraciones o correcciones en estudio, para uso exclusivo de la autora.
Si quieres enviar un correo electrónico o dejar tu comentario puedes hacerlo a la cuenta personal de Lucía, que aparece publicada en el perfil: luciangelicafolino@gmail.com.