sábado, 11 de marzo de 2017

canción


Canción

Por fin, entendí
con pena y sin gloria:
no sos para mí;
lo sé de memoria.

Por fin, pude ver
la cruel realidad.
Ya sé que tardé
en decir good bye.

Porque hoy terminó
mi anhelo de amor,
que fue un espejismo
si nunca empezó.

Es siempre lo mismo.

Cuando cumplas treinta
te vas a dar cuenta
que la vida pasa
así de un tirón.

Tendrás zancadillas
por no ir de rodillas
pidiendo permiso
a la sinrazón.

Huí de tu piso.

No tienen perdón
los malentendidos
jamás comprendidos
del día de ayer

no son evidencia,
faltó tu presencia
en este revés
que no te sabés.

Por fin, comprendí
con pena y sin gloria:
no sos para mí;
se acabó la historia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Abiertos para aclaraciones o correcciones en estudio, para uso exclusivo de la autora.
Si quieres enviar un correo electrónico o dejar tu comentario puedes hacerlo a la cuenta personal de Lucía, que aparece publicada en el perfil: luciangelicafolino@gmail.com.