sábado, 11 de marzo de 2017

coplas En revisión

Coplerías casuales.


El que ya no toma vino
bebe el jugo de las ranas
crudas, vivas, casquivanas,
que me resisto a  moler.

Aunque esto no pudo ser
y seamos pura espuma,
sin su voz nunca  es lo mismo
en letras de punto net.

Los referentes que exijo
responden: Muestre el carné.

17 minutos  se esfuman
si Belcebú mete mano,
nadie en el hospital anuncia
la muerte del coronel.

Queda poco de apolíneo
cuando el proscenio se apaga
entre la orquesta y la escena
sobreviven los designios

y los cuy pasean de noche
brindando por su salud
aunque no les satisfaga,
ir juntos en multitud.

“Salgo a comprar su alimento
en una hora regreso,
busco hallar  el primer beso
de Safo y de Wallada”,

dijiste una madrugada
visualizando el problema.

El reggae de los haitianos
sabe por diablo y por viejo.
Operación fraudulenta
querer vencer al espejo
en vivo o cámara lenta.

La homeopatía no cura
El alma no se calienta
inflamando su osamenta
con sentencias y torturas.

Mis milagros personales
tienen fiebre cuando canto
en español o esperanto
soy su tabla de planchar.
Cada cual en su lugar,
si  no somos para tanto.

Procesando y resumiendo,
motivos para olvidar.

Si seremos masoquistas
los amantes sin hogar.

¿Cómo escuchaste los ruidos
que sonaban en mi alcoba?
¿Serás bruja con escoba
como alguna vez fui yo?

Soy melómana  y no niego
mi condición de paloma
mensajera y sin diploma,
con un arrullo de pena.

Que lloren las churumbelas
de cocineras esclavas
con baberos color púrpura
y enaguas bajo la falda.

Los felinos sienten fobia
de ratones asustados.
No dan vueltas a la noria
con piojos resucitados.

Si salvando las distancias
se nos fuera de las manos,
andar comparando en ganga
con un baile de coreanos
es de torpe extravagancia.

Ni todos somos humanos
ni soñamos usar tanga.

No voy a poder dormir
un rayo me ha iluminado
un sol puro y estrellado
con narcisos y bandurrias
que tocan las chicas rubias
en barcos ebrios y alados.

Etc


































No hay comentarios:

Publicar un comentario

Abiertos para aclaraciones o correcciones en estudio, para uso exclusivo de la autora.
Si quieres enviar un correo electrónico o dejar tu comentario puedes hacerlo a la cuenta personal de Lucía, que aparece publicada en el perfil: luciangelicafolino@gmail.com.